No hubo compras nerviosas antes de las elecciones

0
769

En un panorama de incertidumbre política y con muchas expectativas sobre cómo transcurrirá la jornada electoral y quien será el candidato a gobernador que resultará electo este domingo, los guayaneses salieron a realizar sus compras de forma normal ayer sábado.

En un recorrido por los mercados municipales de la urbe y por los supermercado se observó poca afluencia de personas, por lo que no hubo las llamadas “compras nerviosas,” y es que los habitantes de la ciudad manifestaron que no hay poder adquisitivo para hacer eso.

Mercados con poca gente

Por lo general los sábados en las mañana es el momento en que las personas acostumbran realizar las compras de alimentos, sin embargo, en el mercado de la UD-145 la afluencia de clientes era baja.

Así lo reseñaron los propietarios de los pequeños comercios que hacen vida en el mercado, “para ser un fin de semana, son pocos los clientes y de compras nerviosas no he visto nada”, señaló Fernando Marcano.

 Crisis

El mismo escenario se palpó en el supermercado de Santo Tomé de Unare, establecimiento que en circunstancia pasadas se mantenía “full” para estas fechas, según los usuarios que hacía sus respectivas compras.

Para los guayaneses, el “ir de compras” es un dolor de cabeza, manifiestan que el dinero poco les alcanza y le atribuyen a la crisis económica que vive el país el hecho de que cada día son más pobres y los gastos son un duro golpe al bolsillo.

Esta es la verdadera razón por la cual un día antes de las elecciones, la parte comercial de la ciudad, estaba normal y casi vacía.

Anaqueles vacíos

También, es que muchos de los anaqueles de los establecimientos están vacíos.

Los principales productos no se consiguen de forma regular y si se adquieren es a precios elevados.

Por otro lado, en el mercado de Unare, los ciudadanos realizaban pequeñas comprar.

Expectativas

Los ciudadanos se mantienen a la expectativa por las elecciones, esperan que el candidato que gane pueda resolver los problemas de la ciudad, así como buscar políticas que mejoren su calidad de vida.