Nuevo enfrentamiento entre criollos y un ejército de Pemones en Ikabarú + fotos

0
4179

Un nuevo enfrentamiento en el fin del estado Bolívar hacia el municipio Gran Sabana ocurrió cuando ejércitos de indígenas pemón, armados con AR-15 y rifles de alta potencia, sacaron a los criollos y cerraron el acceso a una nueva bulla de nombre Las Caraotas.

Llegan en grupos hasta las poblaciones

Los racionales o criollos como los llaman los indígenas, tienen que pagar para poder ingresar a las zonas auríferas.

Por los equipos grandes cobran 60 gramas  y por los pequeños hay que pagar 30 gramas. Eso se estaba cumpliendo pero con esta nueva bulla, el trato se canceló.

Grupos de la Guardia Territorial Pemón

Los criollos que no quisieron identificarse pero que forman parte del gobierno en cargos públicos, alegaron haber sido secuestrados y amenazados, aseguran que llevaron la denuncia hasta la Fiscalía y hasta la Defensoría pero nadie ha hecho nada.

Denuncian también que los pemones portan chalecos como los que usan los funcionarios de la GNB pero en la espalda tienen unas letras que dicen Guardia Territorial Pemón.

El uniforme

También que se meten en las casas de quienes se atreven a vivir en esas lejanías porque brindan el servicio de abastico o posada y los pemones allanan esos lugares y se llevan lo que consiguen.

 

De acuerdo a lo expresado vía telefónica, estos ejércitos de indígenas pemón, actúan como los Siete del Patíbulo en los pueblos del Lejano Oeste cuando la fiebre del oro.

Aseguran los criollos que los indígenas pretenden hacer un acto de independencia este 12 de octubre con motivo del día de la llegada de Cristóbal Colón a los pueblos de América.

También dicen que el representante de los militares en el municipio, un general de apellido Carrillo, tiene conocimiento de la situación porque hasta videos, fotos y declaraciones les han entregado y nadie ha resuelto nada.

Lo cierto del caso es que si el gobierno no puede controlar lo que ocurre a 5 kilómetros de Miraflores, pues en ese perímetro ocurren atracos, robos y asesinatos, está muy difícil que lo hagan a más de 1500 kilómetros de distancia de la capital.

Noticia en desarrollo