Obama cree que Estados Unidos ha ‘pasado página’ después de años de guerra y recesión

0
108

La frase más importante del Discurso sobre el Estado de la Unión que Barack Obama pronunció esta madrugada llegó al principio: «Esta noche, hemos pasado página».

Según el presidente de EEUU, el país ha pasado la página de las Guerras de Irak y de Afganistán y de la recesión desencadenada por el ‘pinchazo’ de la ‘burbuja’ del ‘ladrillo’ en 2007. Ambos factores -la crisis económica y las Guerras, sobre todo la de Irak- fueron los que impulsaron a los estadounidenses a hacer de Obama el primer presidente negro de la Historia de EEUU.

Ahora, cuando entra en el séptimo año de su mandato, Obama cree que eso ya forma parte del pasado. En 2014, EEUU tuvo la mayor creación de empleo desde el año 2000, y el FMI acaba de vaticinar que 2016 será el ejercicio con más crecimiento desde 2004. La visión de Obama sobre la situación de Estados Unidos llegó cuando, tras llevar hablando algo más de diez minutos, improvisó -algo inusual en él- y se salió del guion con un «éstas son buenas noticias, gente».

Y ahora, según Obama, es el turno de organizar ese crecimiento económico. El presidente estadounidense ha creado un nuevo término, ‘economía de la clase media’, para referirse a su plan para gravar las rentas más altas del capital y apoyar a los sectores de la sociedad de rentas medias y bajas. A fin de cuentas, el estadounidense medio tiene hoy unos ingresos que son un 8% inferiores a los de 2007, cuando estalló la crisis, y un 9% menores que los de 2000, el último año de presidencia de Bill Clinton.

Entre 2009 y 2015, la actitud de Obama había sido la de ‘apagafuegos’. Hoy se ha presentado con un plan: gravar las rentas del capital del 1% más rico de EEUU y destinar esos recursos -que, en realidad, supondrían un aumento de los ingresos del Estado de menos del al 1%- a los grupos de rentas medias y bajas. Ese 1% más rico de EEUU acumula algo más del 40% de la riqueza del país, mientras que el 90% de la población debe conformarse con menos del 25%. Es la mayor diferencia desde la década de los años treinta.

CONCILIACIÓN

Las propuestas de Obama, sin embargo, no se limitaron a esa redistribución. El presidente recordó que Estados Unidos es el único país desarrollado sin baja de maternidad obligatoria, y recalcó la necesidad de un sistema de guarderías públicas en una economía en la que padres y madres deben trabajar para mantener el nivel de ingresos familiares.

También retorció las cifras. Citó a Google, eBay y Tesla a la hora de hablar de la creación de empleo. Pero lo cierto es que los principales creadores de puestos de trabajo en esta recuperación son los empleos administrativos, grandes superficies y de restauración. O sea, cajeros de supermercado, oficinistas y camareros. La alta tecnología, de hecho, generó cero empleos en 2015, según las primeras estimaciones.

Obama también forzó las cosas al decir que EEUU ha puesto al Estado Islámico (IS) en retirada en Siria e Irak. Y afirmó que vetará cualquier imposición de nuevas sanciones del Congreso a Irán. Tras él, el presidente republicano de la Cámara de Representantes, John Boehner, más anaranjado que de costumbre, tenía el aspecto de un hombre al que su esposa ha llevado al ballet un domingo en el que había planeado ir al fútbol con los amigos.

Pero Boehner es quien tiene la llave de las propuestas de Obama. El presidente no controla el Senado ni la Cámara de Representantes. En materia de ingresos fiscales y de gasto público puede prometer lo que quiera: eso lo deciden esas dos cámaras. Y ambas van a bloquear el plan de Obama. El presidente de Estados Unidos puede insistir en el que el país ha pasado página, pero la realidad política es que sigue estando en el mismo párrafo en que se encontraba en 2014, el año que cerró una de las temporadas legislativas menos productivas de la Historia del país.