Ocho personas estafadas por bolsas de comida

0
88

Un grupo de ocho personas que se trasladaron desde Palital, decidieron hacer la cola del supermercado Bicentenario, ubicado en Alta Vista, en Puerto Ordaz, el pasado sábado en la mañana, cuando un funcionario policial se les acercó y les ofreció una bolsa de comida, por persona, a cambio de 3 mil bolívares.

«Llegamos tarde, eran como las 8:00 de la mañana del sábado y la cola era larguísima. Sin embargo, decidimos esperar. Minutos después, un funcionario vestido de Guardia Nacional nos ofrece una bolsa de comida a cambio de tres mil bolívares, nosotras aceptamos y les entregamos el dinero con la cédula de identidad, pero nunca más apareció», expresó Yesica Loreto, una de las estafadas.

De acuerdo con las versiones de los afectados, el funcionario les indicó que, una vez que pasaran a la caja, se iban a encontrar con el «Teniente Rojas», quien les daría las bosas de comida, pero eso nunca pasó. «El sargento que nos prometió las bolsas de comida se llama José Franchesco Díaz, él mismo nos indicó que dentro del supermercado estaría el teniente Rojas esperándonos. Al momento que entramos, estaba el teniente, le preguntamos por nuestros paquetes y él nos respondió que no sabía nada de eso».

«Pendiente con la jugada»
La supuesta frase que utilizarían los ciudadanos para reclamar su bolsa era «pendiente con la jugada». «El sargento nos dijo: ustedes tienen que decir esa frase al llegar al supermercado, no se les olvide, allá va a estar el teniente Rojas esperándolas y les dirán: ‘pendiente con la jugada’, para que él las reconozca. Nosotras le dijimos la frase y él nunca nos respondió. Nos engañaron».

Ante esta situación, Loreto y Díaz, en representación de sus compañeras, acudieron al Cicpc para colocar la denuncia, pues aseguran que el sargento, quien estaba vestido de Guardia Nacional, pertenece al destacamento de Palúa.

«Ya lo tenemos identificado, se llama José Franchesco Díaz, sirve en el destacamento de Palúa en San Félix. Hemos llamado a un teléfono que nos dio y nos contestó su madre, quien vive en Valencia y tiene meses sin saber de su hijo. Realmente nos preocupa que se haya llevado nuestras cédulas, sin saber qué va hacer con ellas», expresó Díaz.

Estas ocho personas que vinieron desde Palital, a comprar comida a precio regulado, no se imaginaron que un teniente, funcionario policial, les haría esta «mala jugada». Se espera que el Cicpc procese la denuncia y consiga al responsable.

«PROMETIÓ PACAS DE HARINA PAN»
De las ocho personas que pagaron 3 mil bolívares por la bolsa de comida, tres de ellas le entregaron al teniente 3 mil bolívares más para sacar una paca de Harina Pan. «Se las ingenió, nos pintó una jugada estratégica y mira con lo que nos salió. Ahora no solo perdimos nuestras cédulas, sino que también el dinero con el que compraríamos nuestros alimentos».