Oposición pide reanudar diálogo en Nicaragua

0
975
Managua.- La Alianza Cívica para la Justicia y la Democracia, que ha apoyado las protestas sociales en Nicaragua, envió este viernes una carta pública al presidente Daniel Ortega instándolo a reanudar el diálogo, suspendido en julio, para resolver la grave crisis política que el sábado cumple cuatro meses.

La carta, que circula en las redes sociales y tiene como meta la recolección de 25.000 firmas de apoyo, urge al «cese de toda forma de violencia» y pide la reinstalación de la mesa de diálogo con mediación de la Conferencia Episcopal y garantes internacionales, informó DPA.
Los firmantes piden que en el diálogo se acuerde el anticipo de elecciones generales, previstas para 2021, y se busquen coincidencias que lleven «a dar los pasos necesarios para detener un mayor derramamiento de sangre e impedir que la república colapse».
Entre los puntos a abordar en el diálogo, la Alianza Cívica plantea dar»pasos coordinados» para propiciar «el cese de la confrontación y reestablecer la seguridad ciudadana en todo el ámbito nacional». También demanda «la liberación de todos los prisioneros políticos  e información detallada sobre la lista de personas que actualmente figuran como desaparecidas».
«El cese a la represión en sus diversas formas, criminalización de las protestas, toma de tierras, intimidación a los miembros dialogantes y defensores de los derechos humanos», es otro de los temas propuestos. Asimismo,»que el Gobierno proceda a desarmar y disolver todos los grupos parapoliciales y otros civiles armados, bajo supervisión de la OEA y Naciones Unidas», añade la carta a Ortega.
«Estos cinco puntos sentarán el clima de entendimiento necesario para tranquilizar la vida ciudadana y permitir que la sociedad nicaragüense se desenvuelva en un clima de paz y tranquilidad», destacó la Alianza Cívica.
Mientras tanto, líderes de la coalición opositora formada por estudiantes, empresarios y sociedad civil convocaron a una nueva marcha para el sábado en Managua, bajo el lema «Aquí nada está normal».
El Gobierno también ha convocado a sus simpatizantes a marchar mañana en la capital. La vicepresidenta Rosario Murillo, esposa de Ortega, ha dicho que el país va «avanzando hacia la normalidad» y en busca de la recuperación económica.
La crisis se inició el 18 de abril con una protesta estudiantil y se agravó tras la violenta acción de policías y paramilitares, que ha dejado hasta el viernes 450 muertos, 2.800 heridos y unos 400 detenidos según ONGs de derechos humanos.
El Gobierno registra 198 muertes. El diálogo se instaló el 16 de mayo pero quedó paralizado indefinidamente el 9 de julio, cuando Ortega rehusó adelantar los comicios y abandonar el poder.
El Gobierno acusó a la Alianza Cívica de pretender un «golpe de Estado»e involucró a los obispos mediadores como parte de un «plan terrorista» en su contra. EU