Oposición vive una “patética política de salón”

0
87

Claudio Fermín Maldonado es lo que se llamaría coloquialmente un zorro viejo de la política. El simple hecho de haber sido tres veces candidato presidencial, alcalde de Caracas en los noventa y constituyentista en la era de Hugo Chávez, dan fe de ello.
A simple vista, es un tipo tranquilo, formal y de hablar pausado que se autodefine como un «predicador de la democracia», pero cuando entra en calor, es un crítico duro. Pese a ser un «ciudadano activo de oposición», no le tiembla el pulso a la hora de decir que la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) «es un cogollo» que «no convoca a más de 15 por ciento del país».
El profesor universitario, quien viaja a Maracaibo todos los martes para impartir clases de cambio sociopolítico en la Venezuela contemporánea, cátedra que forma parte del pénsum de la facultad de Ciencias Políticas de la URU, está convencido de que los consensos son una «usurpación» al derecho que tienen los ciudadanos de ejercer un voto directo para elegir a sus representantes en el Parlamento.
– Evidentemente no comulga con los consensos ¿por qué?
Un pequeño grupo de operadores políticos, ha venido suplantando a centenares de miles de personas, que simpatizan en los partidos tradicionales, pero que no están siendo consultados sobre quiénes deberían ser sus representantes. Es un arreglo privado, desconocido, una dictadura de cogollo, en la más patética política de salón, que no involucra a la población ni motiva a nadie.
– ¿Y se puede cambiar esto?
Le hago un llamado a toda la población a que hagan asambleas de ciudadanos, a que se consulten y escojan los candidatos que representen al país, porque está ocurriendo algo insólito e inadmisible.