Organizaciones Chilenas en Venezuela rechazan visita injerencista de Sebastián Piñera

0
100

El ex presidente de Chile, Sebastián Piñera, junto con Felipe Calderón (México) y Andrés Pastrana (Colombia) sostuvieron un encuentro con los sectores más radicales de la derecha y medios de comunicación internacionales en un foro en el cual manifestaron su «preocupación» por nuestro país, así como también para brindar su respaldo a Leopoldo López, uno de los principales responsables de los hechos de violencia suscitados en el país el pasado año.

A propósito de esta visita, Piñera declaró el día domingo 24 de enero al diario «El Mercurio» que «nosotros (Chile) como país vemos con preocupación cuando se empiezan a restringir las libertades y los derechos humanos en cualquier país del mundo, pero particularmente en América Latina».

Frente a la visita injerencista de Piñera, diversas organizaciones de Chilenos en Venezuela emitieron un comunicado rechazando su presencia en nuestro país, por considerar que, una persona que apoyó a Augusto Pinochet (no sólo en tiempos de dictadura, sino también en tiempos en los cuales el exdictador huía de la justicia chilena), que luego vaya a otro país para «defender» los derechos humanos, es contradictorio, sobretodo porque fue durante la dictadura pinochetista donde más denuncias de atropello y violación de los derechos humanos se llevaron a cabo.

En la carta la organización chilena de derechos humanos expresaron «nuestro rechazo a la brutal campaña de guerra no convencional, guerra psicológica y económica contra la democracia venezolana, contra el pueblo y el gobierno constitucional del Presidente Nicolás Maduro».

También agregaron que «este «empresario (Piñera) forma parte de un grupo de personajes del pinochetismo y de la derecha chilena, que han venido a Venezuela con su experiencia golpista, a dar consejos sobre conspiración, desestabilización (…) tal como lo hicieron en Chile».

En el foro, organizado en Caracas por grupos de extrema derecha responsables de los actos de violencia en Venezuela a principios de 2014, Piñera dijo que prefería «el ruido de la libertad de expresión al silencio de los cementerios», sin mencionar que la dictadura de Pinochet que apoyó en su país (desde 1973 hasta 1990) se cometieron violaciones a los derechos humanos, que van desde la prisión, amedentramiento, hasta desapariciones, tortura y asesinatos.