Oro, dólares y alimentos

0
101

Alejandro Sucre / @alejandrojsucre

Las reservas internacionales de Venezuela están compuestas por oro y dólares. Venezuela tiene en su subsuelo las más grandes reservas de oro y de petróleo del mundo y están bajo el control del Estado. Así que Venezuela no necesita permiso de nadie para aumentar su producción de oro y de petróleo. Con solo usar los equipos existentes y contratar a los profesionales mineros y petroleros para extraer más oro y petróleo, Venezuela podría tener creciente producción de oro y petróleo y aumentar sus reservas internacionales.

El Estado venezolano posee la mayor cantidad de tierras agrícolas cultivables y océanos de la nación. Para cultivar y pescar se necesitan empresarios, técnicos, trabajadores y equipos de producción. Todos esos factores de producción existen en Venezuela. La única tarea del gobierno es organizar los factores de producción y combinar la propiedad privada con otras formas de propiedad en las dosis o proporciones necesarias para lograr más producción y mejor distribución de riquezas. La escasez no hace rico a nadie.

En cuanto a seguridad ciudadana, cabe decir que el gobierno venezolano maneja el presupuesto fiscal para cubrir los gastos de seguridad y emplear a los funcionarios necesarios. Solo se puede responsabilizar al gobierno nacional del hecho que los trabajadores, los técnicos, los estudiantes, los profesionales y los empresarios, no puedan trabajar debido a que viven bajo la amenaza de los delincuentes.

El Socialismo del Siglo XXI también ha tenido sus logros, como lo son aumentar la participación del pueblo en las elecciones de sus gobernantes, democratizar el crédito y apoyar con misiones a los sectores populares más marginados en los cinturones de pobreza. No obstante, el Socialismo del Siglo XXI en lo económico al tomar la ruta del exministro Giordani generó más monopolios y mayores desigualdades que la IV República. La V República terminó burocratizándose. Desde importar o producir una pastilla de freno, en Venezuela no se mueve nada sin la previa bendición de algún burócrata.

Y con ello, el Socialismo del Siglo XXI aumentó la corrupción y repitió los errores de los socialismos del siglo XX con sus consecuentes colas, escasez y falta de inventiva en la producción. El gobierno del presidente Maduro al centrarse en una guerra económica puede caer en un círculo vicioso de controles con lo que cierra aún más el espacio de participación de todos los factores que se requieren para producir más petróleo, oro y alimentos. La V República debe aplicar las tres «R» y la nueva Asamblea debe hacer propuestas para democratizar la producción y la seguridad ciudadana.