Orquestas & Soneros

0
184

La trompeta maravillosa del panameño Vitín Paz

Son pocos los músicos panameños que pudieron sobresalir y triunfar en Nueva York y otros lugares. Y esos pocos dejaron una fuerte huella en el competitivo mundo de la «salsa» y otros géneros en los cuales pusieron su talento. Entre esos, por ejemplo, están Rubén Blades, Mauricio Smith, Camilo Azuquita, Emilio Reales, Meñique Barcasnegras, Félix Wilkins, Danilo Pérez, Guillermo Edgehill, Bayardo «Benny» Velarde… , y, por supuesto, Víctor «Vitín» Paz, quien recientemente dejó el mundo terrenal y pasó a mejor vida.

Tuve el privilegio de poder entrevistar a Víctor hace ya veinte años — mierda, como se pasa el tiempo –, y en esa entrevista, el que la lee, podrá aprender algunos detalles del por qué Víctor es un gigante en la música. Su mensaje más importante, pienso yo, es el de practicar, practicar y practicar. Víctor, en sus años maduros, nunca dejó de hacerlo, y no tenía paciencia para los «chambones» o mediocres, y él sería el primero en hacértelo saber, con su ya conocida drástica manera. Víctor, definitivamente, no andaba con vainas, con cuentos.

«Muchos conocemos a “Vitín” Paz por su labor con Tito Rodríguez, Eddie Palmieri, Las Estrellas de Fania, entre otras luminarias de la música afrocaribeña. Sin embargo, este músico ha tocado con el “quién es quién” en el universo artístico. Según el propio Víctor, él acompañó, en calidad de primer trompeta, a: Carmen Amaya (bailarina flamenca), “El Chúcaro” (bailarín argentino), Benny Moré, Lucho Gatica, El Indio Araucano, Olga Guillot, Carmen Delia Dipini, Toña “La Negra”, Tongolele, Las Mulatas de Fuego de Cuba, Rolando La Serie, Orlando Contreras, Daniel Santos, Camilo Rodríguez, Tito Contreras, Alfredo Sadel, Luis Sajivela, Antonio Vela, Roberto Carlos, Pedro Vargas, Julio Iglesias, Many Bolaños, Betty Williamson, Marta Estela Paredes, Myrta Silva, Ruth Fernández, Danny Rivera, Roberto Yánez, Rafael Cortijo, Ismael Rivera, Alberto Beltrán, Nelson Pinedo, Cascarita, Bienvenido Granda, Daniel Santa Rosa, Libertad Lamarque, Hugo Del Carril, Marianito Mores, Graciela, Celia Cruz, El Cuarteto Los Hispanos, La Lupe, Jaime Ellis, Bárbara Wilson, El Cuarteto de Aida de Cuba, y muchos más.

En los Estados Unidos, su trabajo fue altamente valorado y compensado. En ese país, de acuerdo al propio Paz, él llegó a tocar con: Frank Sinatra, Nat King Cole, Tony Bennett, Count Basie, Benny Goodman, Lionel Hampton, Johnny Mathis, Henry Mancini, Harry Belafonte, Bobby Rosengarden, Dizzy Gillespie, Ray Charles, Quincy Jones, Deodato, Ella Fitzgerald, Carmen McRae, Sammy Davis, Jr., The Jackson Five, Stevie Wonder, Sarah Vaughan, Bill Evans, Stanley Turrentine, Bill Taylor, Aretha Franklin, Dionne Warwick, Diana Ross (sola), The Supremes, The Temptations, The Fourtops, James Brown, Nancy Wilson, Tom Jones, Paul Anka, Peggy Lee, Cleo Laine, Gladys Knight, Shirley Basie, Bobby Darin, “The Dick Cavett Show” (1969-1974, ABC), Antonio Carlos Jobim, Perry Como, Duke Ellington, entre otros».

No en vano Eddie Palmieri, en una entrevista que le hice, me dijo que Víctor Paz es «la mejor primera silla o trompetista que ha tocado en nuestro género. Lo que hizo Víctor Paz, eso está allí para siempre, pero para siempre». Y tiene que ser así, pues su trabajo es para ser estudiado por los jóvenes músicos del presente y los del futuro. Sus solos de trompeta son académicos y para la historia. Si no me creen, escuchen «Adoración» o «Puerto Rico», los cuales grabó con Eddie Palmieri

Y, bueno, ya se fue un gigante entre gigantes. Su legado, su testamento musical, va a estar allí para el que quiera escuchar y aprender — «aprender» siendo la palabra clave. Fue un honor conocerte, maestro, y por favor ten paciencia con los chambones en la otra vida. Armando Gruber