Otorgan orden Post Mortem a Fabricio Ojeda

Este reconocimiento, tras un minuto de aplausos y la ejecución del Himno Nacional, formaron parte de la ceremonia solemne con la que los retos mortales del periodista y luchador revolucionario llegaron al Panteón Nacional donde, por orden presidencial, recibirán sepultura final

0
421

Bajo la mirada simbólica de El Libertador, Simón Bolívar, en el Mausoleo del Panteón Nacional, el presidente de la República, Nicolás Maduro, otorgó la Orden Libertadores y Libertadoras de Venezuela en su Primera Clase, Espada, Post Mortem al “comandante guerrillero patriota bolivariano Fabricio Ojeda, en reconocimiento a su legado y destacada trayectoria en la defensa de los ideales revolucionarios de la nación”. Recibió su hija, Thais Ojeda, de manos del titular del Ejecutivo.

De igual manera se le hizo entrega del sable de Carabobo, perteneciente al general en Jefe Rafael Urdaneta.

Estos reconocimientos, tras un minuto de aplausos y la ejecución del Himno Nacional y el Himno de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN, organización que agrupaba a guerrilleros de la década de los 60’s), formaron parte de la ceremonia solemne con la que los retos mortales de Fabricio Ojeda llegaron al Panteón Nacional donde, por orden presidencial, recibirán sepultura final.

Desde la mañana

La jornada comenzó a mediados de la mañana de este lunes cuando se realizó otro acto en el Cementerio General del Sur, camposanto donde estaban enterrados los restos mortales de Fabricio Ojeda desde su asesinato en 1966. Ahí diferentes discursos fueron pronunciados para rendirle homenaje al luchador social y combatiente revolucionario.

Su hija Thaís resaltó el sacrificio que hizo su padre al renunciar a su vida familia,r profesional y su curul en el Congreso Nacional, “por luchar por la revolución, tal como lo hicieron nuestros libertadores frente a una patria colonizada”.

Le siguieron las palabras del defensor del Pueblo, Tarek William Saab, quien, entre otras ideas dijo, sobre las circunstancias de su fallecimiento: “Fabricio fue asesinado sin derecho a la defensa y con tan sólo 37 años. Y luego lo vilipendiaron diciendo que se suicidó”.

Acto seguido , comenzó el recorrido que partió desde ese cementerio y pasó por varios puntos de la ciudad capital: Roca Tarpeya, avenida Fuerzas Armadas, mercado de La Hoyada, avenida Universidad, avenida Baralt y las afueras de la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), hasta llegar al Panteón Nacional, en el centro de Caracas.