Ozzie ha cambiado su filosofía con Tiburones

El mánager de La Guaira ajusta su plan sobre la marcha gracias a que ya tiene más rodaje en la liga

0
1086

Entre el torrencial de preguntas con las que lidiaba Oswaldo Guillén en sus primeros días como mánager en la pelota venezolana siempre se podía rescatar una respuesta: “Dirigir en Venezuela es más complicado que hacerlo en Grandes Ligas”. ¿Hasta qué punto sería más complicado? Posiblemente allí es donde recaían las dudas.

Hoy, jugando en un estadio Universitario que ofrece una vista envidiable de una Cruz de El Ávila que simboliza la llegada de diciembre, último mes de temporada regular, el capataz de Tiburones de La Guaira ha tenido que hacer ajustes en su estrategia; de hecho, decir que se ha visto obligado a hacerlo podría resultar más acertado.

“Conozco más la liga. Sé a quién voy a colocar en cada situación”, señaló Guillén antes del juego de este sábado frente a Caribes.

“He pasado por bola a personajes sabiendo que el que está atrás batea para .390 y me ha funcionado. No porque seas grandeliga quiere decir que no te voy a pitchar. Me ha ayudado mucho todo esto. En esta liga cada día se aprende”.

Junto a la familiarización con el circuito, también llegó esa que es necesaria con sus propios peloteros, y es que en las primeras de cambio, el mismo Guillén admitía, con su aplomo característico, que tenía que recurrir a sus coaches a la hora de cambiar un pitcher o buscar un emergente.

“Conozco más a los peloteros, a mis peloteros que es lo más importante”, continuó Ozzie, quien también parecía tener mayores expectativas con respecto a la cercanía de nivel beisbolístico entre la Liga de Desarrollo y la LVBP que allá en octubre. “Todo el mundo que juega en la Paralela dicen que es un fenómeno. Quedó campeón bate allá, pero aquí no le da un foul a nadie. Campeón en efectividad allá, pero aquí llevan es palo. La Paralela es una cosa y esta liga es otra”.