Padre y tío, presuntos violadores de una menor de 13 años

0
157

Los acusados se sienten agredidos por el trato mediático del caso, y aseguran que es falso el abuso sexual. El padre de la víctima es evangélico, y el tío, chofer de autobús

Aquí hay gato encerrado. La tarde del lunes, una menor de 13 años llegó sola a la sede de la policía científica, en San Félix, para denunciar a su padre biológico y a su tío político, quienes, según declaraciones de la adolescente, abusaban sexualmente de ella desde los 10 años. La víctima vivía con su papá y dos hermanos menores desde hace tres años cuando su madre los abandonó.

Cansada de los constantes maltratos físicos y verbales, violaciones y amenazas con que era sometida por su padre, la adolescente decidió romper el silencio. Los detectives de la Brigada de Violencia Contra la Mujer y la Familia se encargaron del caso, analizando detalladamente la acusación de la menor, y sometiéndola a los análisis pertinentes.

Kenny José Blanco Rojas, de 40 años, padre de la adolescente; y José Luis Lara Fermín, de 34 años, tío político, fueron capturados el mismo lunes por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), en la misma residencia donde eran practicados los abusos.

La niña declaró a los detectives que su tío, en oportunidades, le ofrecía dinero a cambio de que tuviera relaciones sexuales con él, y como ella se negaba, la violaba. Su padre la sometía al abuso, justificando el crimen en que él era quién la mantenía.

LOS CULPABLES «SE DEFIENDEN»
Ayer en la mañana, el padre y el tío de la víctima solicitaron ante la redacción de El Diario de Guayana el derecho a réplica respecto al caso. Blanco denunció supuestas irregularidades y abusos por parte de la policía hacia su persona e hija. Testificó que ni él, ni Lara, eran culpables. «No estamos presos, el martes mi hija se retractó de lo dicho ante el tribunal, ella solo quería irse de la casa porque ya es una ‘mujercita’ y quiere vivir con su mamá… sí le he pegado, pero lo normal, por su forma de vestir», declaró el papá de la adolescente.

El ciudadano señaló que le sorprendió la aprehensión, puesto que fue engañado al ser citado a una supuesta entrevista de trabajo, donde fue capturado. Además alega que presentará una denuncia en contra de la detective encargada del caso, ya que su hija «fue manipulada a firmar una declaración que ni leyó», agregó Blanco.

Sin embargo, la Brigada de Violencia Contra la Mujer y la Familia realizó estudios médicos a la menor, obteniendo pruebas efectivas de los abusos sexuales practicados. La víctima presentó desfloramiento antiguo y reciente, confirmando el delito de violación por el que la adolescente acusó a su padre y a su tío.

ÓPTICA JUDICIAL
Los presuntos violadores se encuentran en libertad porque la adolescente, en declaraciones ante el tribunal, se retractó de lo que denunció el lunes en las inmediaciones del Cicpc. Según fuentes policiales, la niña pudo ser amenazada por sus familiares y persuadida a desmentir las acusaciones hechas a su papá y su tío. Sin embargo, las investigaciones sobre el caso continúan, esperando el esclarecimiento del mismo.

OTRA NIÑA VIOLADA
En septiembre, se reportó el fallecimiento de una menor de 10 años tras recurrentes abusos sexuales. La niña fue atendida en la emergencia del Hospital Dr. Raúl Leoni de Guaiparo, en San Félix, y luego trasladada a la Clínica Virgen del Carmen, donde murió luego de tres días de haber sido violada.
La menor vivía en el Kilómetro 15 de El Pao con sus padres y hermanos. Hasta ahora, no se hallan a los culpables; sin embargo, los detectives del Cicpc continúan la investigación del caso.