Papa Francisco: Que este tiempo de bendición le permita a Venezuela encontrar de nuevo la concordia

0
849

Este 25 de diciembre, en su tradicional mensaje navideño y bendición “Urbi et Orbi”, el Papa Francisco incluyó en su oración a Venezuela y clamó: “Que en esta Navidad redescubramos los nexos de fraternidad que nos unen como seres humanos y vinculan a todos los pueblos”.

“Que este tiempo de bendición le permita a Venezuela encontrar de nuevo la concordia y que todos los miembros de la sociedad trabajen fraternalmente por el desarrollo del país, ayudando a los sectores más débiles de la población”.

“(…) El Niño pequeño y con frío que contemplamos hoy en el pesebre proteja a todos los niños de la tierra y a toda persona frágil, indefensa y descartada. Que todos podamos recibir paz y consuelo por el nacimiento del Salvador y, sintiéndonos amados por el único Padre celestial, reencontrarnos y vivir como hermanos”, dijo en su Mensaje Navideño, pronunciado desde el balcón central de la Basílica de San Pedro, desde donde impartió su bendición “a la ciudad y al mundo”, en la Solemnidad de la Navidad de Jesús.

Tras recordar que “sin la fraternidad que Jesucristo nos ha dado, nuestros esfuerzos por un mundo más justo no llegarían muy lejos”, dijo que su deseo en esta Navidad es de: “Fraternidad entre personas de toda nación y cultura. Fraternidad entre personas con ideas diferentes, pero capaces de respetarse y de escuchar al otro”.

Sostuvo que las diferencias “son una riqueza”, y puso su mirada en la “amada y martirizada Siria”.

También rezó por África, “donde millones de personas están refugiadas o desplazadas y necesitan asistencia humanitaria y seguridad alimentaria”.

Al tiempo que clamó por Yemen, “con la esperanza de que la tregua alcanzada por mediación de la comunidad internacional pueda aliviar finalmente a tantos niños y a las poblaciones, exhaustos por la guerra y el hambre”.

Su mensaje incluyó a la Península coreana y a la amada Ucrania, “ansiosa por reconquistar una paz duradera que tarda en llegar”.

Además de Venezuela, al referirse a América, pidió por Nicaragua:

“Que delante del Niño Jesús, los habitantes de la querida Nicaragua se redescubran hermanos, para que no prevalezcan las divisiones y las discordias, sino que todos se esfuercen por favorecer la reconciliación y por construir juntos el futuro del país”.

Por último, tuvo un recuerdo particular por quienes celebran la Natividad del Señor “en contextos difíciles, por no decir hostiles, especialmente allí donde la comunidad cristiana es una minoría, a menudo vulnerable o no considerada”.

Pidió “que el Señor les conceda ―a ellos y a todas las comunidades minoritarias― vivir en paz y que vean reconocidos sus propios derechos, sobre todo a la libertad religiosa”. GV/ FOTO: REFERENCIAL