Para ganar en lo económico hay que arreglar lo político

0
151

Los escenarios políticos y económicos que enfrentará el nuevo parlamento no son fáciles. Analistas de diferentes tendencias pronostican dificultades en una Asamblea Nacional que, esta vez, debe convertirse en el foro político por excelencia para poder avanzar en la solución de los graves escollos económicos que enfrenta el país.


Los expertos coinciden en que la Ley de Precios Justos debería ser el primer plato fuerte en las sesiones de la AN, dado que se ha convertido en un pesado fardo para el sector productivo, que ha generado más desabasteciendo al mercado.

El siguiente paso debe ser el anuncio de un plan coherente de estabilización macroeconómica, unificación cambiaria que recupere al sector productivo, sin dejar de lado los subsidios que vayan a hacer falta para sectores de menos recursos.

Son muchas las reformas concretas que se ponen sobre la mesa. Sin embargo, la economía parece que va a dominar el panorama parlamentario durante, al menos, la primera fase de la próxima legislatura.

Polarización
Javier Biardeau, docente de la UCV, señala que se trata de evaluar si la polarización puede seguir siendo la regla de juego fundamental entre los actores mayoritarios y las principales minorías políticas, en una sociedad que pide a gritos soluciones a una crisis que se torna cada día más infranqueable.
Biardeau comenta que el clamor de los ciudadanos de a pie se oirá, al punto de que “la Asamblea Nacional se va a convertir en un foro político quieran o no quieran los propios diputados que estén allí”.

Descontento
Hay muchas expectativas de que la Asamblea Nacional se convierta de nuevo en un foro político y que recupere esa función, señala el sociólogo Biardeau.
Pero para Biardeau hay un desafío fundamental que el Parlamento, quiera o no, deberá encarar ante el agobiante descontento social: la revisión de las leyes económicas, a la luz del precario desempeño que en la materia ha demostrado el Gobierno.
A su juicio, las leyes de presupuesto, la Ley de Crédito Público y todo lo relativo al endeudamiento y a la contraloría deben ser revisadas. Sin embargo, indica que el escrutinio legal dependerá de cómo se definirán las funciones en lo interno de la AN.

Gobernabilidad
Pero para el economista Víctor Álvarez, el reto de los nuevos diputados va mucho más allá de la simple búsqueda de un acuerdo para enderezar la distorsionada economía. A su juicio, ese pacto consiste en evitar una crisis de gobernabilidad, planteada tras el agresivo colapso de los precios del petróleo y el consiguiente derrumbe de la renta petrolera que ha dejado al Gobierno sin capacidad de financiamiento ni para mantener el mismo nivel de presupuesto, gasto público e inversión social.
La Asamblea Nacional deberá salir al paso a un año 2016 de precios petroleros que podrían estar inclusive por debajo de los $30 y de una deficiente zafra fiscal no petrolera que impactará negativamente las arcas del Estado.

Insiste en que la economía ya no puede ser reactivada a través del gasto público, la única manera de hacerlo es por medio del estímulo a la inversión privada, al tiempo que recalca que “el socialismo sin capitalistas no funciona”.

Para él, esto implica reconstruir la relación del Gobierno con el sector privado, revisar y rectificar leyes que no han dado los resultados esperados. Estima, además, que es preciso revisar el entorno institucional que se creó para administrar esas leyes.

El saber
La Asamblea Nacional debería abocarse a trabajar en todo lo que signifique conocimiento, sostiene Eduardo Garmendia.
A su parecer una reestructuración del sistema educativo es primordial, más aún cuando entre los retos fundamentales del novel parlamento está impulsar el desarrollo económico del país. “Hay que generar suficiente capacidad y conocimiento en los individuos”, dice el empresario.
Garmendia razona que el mundo se encuentra inmerso en la era del conocimiento, no en la actividad física, y señala que este elemento está dentro de las competencias del Parlamento.
Considera, además, que hay una serie de instrumentos legales que están afectando negativamente al aparato productivo que deben ser modificados. América Economía

Valor del trabajo
A juicio de León Arismendi la Ley del Trabajo cuestiona severamente el valor del trabajo y en lugar de propiciar el desarrollo productivo, lo castiga. La LOT, dice el experto, debe ser puesta sobre la mesa con prioridad.
Considera que, esta vez, la LOT debe ser resultado de una verdadera discusión tripartita, que empieza luego del reconocimiento de todos los actores involucrados en el proceso social del trabajo.
El especialista señala que entre las materias de discusión que deben formar parte de la agenda está el tema de la jornada laboral, la libertad sindical, la estabilidad y la necesaria instauración de un sistema social en consonancia con el trabajo.