Para los educadores “parece que viene algo positivo”

0
77

El presidente de la República, Nicolás Maduro, instaló el Consejo Presidencial del Poder Popular de los Trabajadores de la Educación, en el Poliedro de Caracas, en el que informó que «la transformación de la educación será posible», así como también la discusión de la convención colectiva.

Andrés Velásquez, encargado de Bienestar Social de los Educadores de la Federación Venezolana de Maestros del municipio Caroní (FVM-Caroní), dirigió este jueves una asamblea en la que estuvieron presentes los delegados de los centros educativos del municipio, quienes transmitirán la información a sus colegas, y los representantes de la FVM de Caroní, así como también los miembros del Sindicato Único de Maestros de Caroní (SUMA-Caroní).

En la reunión discutieron el contenido del contrato único, informado por Maduro, y aclararon que «la convención colectiva es un acuerdo unitario» que va con la realidad del país, pues «no es posible que quienes formamos a los profesionales de nuestro país tengamos el sueldo más bajo de todos», según Velásquez.

El dirigente expresó que «parece que viene algo positivo. A lo mejor como es un año electoral puede convertirse en una realidad». Recordó que tanto el contrato nacional como el estadal están vencidos.

Entre las exigencias están: «un sueldo más digno para los docentes (dos salarios mínimos y medio), ubicando al docente uno en 17 mil bolívares, aproximadamente; la prima de trasporte, el bono juguetes, el aumento de la cesta tickets y el incremento del monto del Seguro HCM, el cual se mantiene en 25 mil bolívares.

De las 34 cláusulas que deben ser discutidas, 22 se refieren a los educadores jubilados, que «son los que más golpeados están», dijo Velásquez alegando que al terminar sus funciones pierden muchos beneficios y las autoridades olvidan los años dedicados a la docencia y el trabajo que hicieron en las instituciones.

EXIGENCIAS CON FUNDAMENTO

Igualmente, comunicó que este miércoles se reunieron algunos delegados con quienes integran el Departamento de Talento Humano de la Gobernación de Bolívar para solicitarle la mejora en las cláusulas que conforman el contrato colectivo, pero se negaron. Según Velásquez, «la reunión no terminó bien».

Con respecto a la reestructuración del Ipasme dijo que es «sumamente necesaria», ya que el centro está convertido en un Barrio Adentro más, en el que los educadores no tienen prioridad sino todo el que llega. Además reportó la falta de insumos, medicamentos y otros servicios médicos que, desde hace tiempo, no se prestan.

A nombre de sus colegas, ratificó que no quieren tomar acciones de calle, ni ahora ni en septiembre, cuando inicie el año escolar, tampoco conflictos con las autoridades, solo desean que se mejoren sus beneficios.