Pérez: “Hay que cuidar la salud mental”

0
875

Fatiga por pandemia afecta a venezolanos

Un año de pandemia ha dejado graves secuelas en la estabilidad mental del ser humano que es por naturaleza un ser social y de hábitos.

El confinamiento forzoso como medida preventiva ante el Covid-19 ha despertado sentimientos y pensamientos no sanos en la persona.

De ahí que en el caso de Venezuela la tasa de suicido haya aumentado, en esta última semana del 12 de abril hasta el 18, 3 personas se han suicidado.

Estas acciones tienen una explicación desde el punto de vista psicológico, Siboney Pérez, psicólogo e integrante de Psicólogos Sin Fronteras en Venezuela, argumenta que la llegada de la pandemia ha afectado desde todos los puntos de vista al ser humano.

Para ella no habrá nadie que salga ileso, aunque reconoció que de acuerdo a creencias, hábitos y comportamientos, las respuestas individuales son distintas.

Tomando en cuenta los cambios que supuso el virus, Pérez señala que hubo cambios significativos en lo personal,  laboral, económico y social que ha conllevado a la aparición de la fatiga por pandemia.

Esta fatiga es simplemente el cansancio que ya sienten las personas por un año en pandemia y que transcurrido el tiempo no se ve una salida al corto y/o mediano plazo.

“Las personas ven como las autoridades encargadas de dar respuestas no lo hacen y eso los agobia, les aumenta el estrés”, advierte.

Depresión, estrés postraumático, pánico, ansiedad, rabia, desesperanza, zozobra, inseguridad y miedo son algunos de los sentimientos que están enfrentando los venezolanos en la actualidad.

De allí que la salud mental sea considerada ahora, la segunda pandemia.

“La gente está colapsando porque se les están acabando los recursos de apoyo”, señala la psicóloga.

Afirma que en el caso de Venezuela, se tiene una crisis social y económica compleja que somete al ciudadano a no tener agua, gas, luz, gasolina, poder adquisitivo, entre otros, sumado al ya confinamiento forzoso obligatorio.

“En el país son tantos los acontecimientos diarios y simultáneos que no da chance que te repongas de uno cuando ya tienes que enfrentar otro”, advierte.

Esta rapidez de hechos, está sobrepasando la capacidad de respuesta de las personas y por ello la toma de decisiones drásticas, como el suicidio.

También se ha incrementado la percepción de la soledad por el aislamiento y esto se complica cuando ni siquiera puedes vivir la pérdida de un familiar como se hace comúnmente debido a las limitaciones.

En el caso de las personas de la tercera edad que están solas se sienten aún más aislados, abandonados y tienen mayor sensación de vulnerabilidad y riesgo.

Por su parte, los que ya tenían algunas afecciones crónicas de salud como problemas cardiovasculares o diabetes ven como estas se intensifican porque no hacen ejercicios como antes, o no cumplen las rutinas que tenían.

Igualmente se ven afectados los patrones de sueños, hábitos de alimentación, aparición de problemas físicos manifestados a través de dolores de cabeza y de estómago, y se incrementa el consumo de alcohol y tabaco que incide negativamente en la salud.

Estas situaciones provienen de la respuesta casi involuntaria del cuerpo ante los cambios sufridos.

Sistema inmunológico conductual

Ahora, dado los últimos acontecimientos, la especialista en primer lugar recuerda que aparte de la inmunidad de rebaño, debe haber un sistema inmunológico conductual que permita a la personas sobrellevar las cargas.

Destaca que antes de cuidar de los demás, cada individuo debe protegerse a él mismo, y así podrá ayudar al resto teniendo un impacto positivo en sus vidas.

Acota que el distanciamiento es físico, no social por lo que recomienda estar en constante comunicación con familiares, amigos, compañeros de trabajo o de algún grupo de apoyo.

Pérez asevera que a medida de que los problemas se resuelvan en conjunto, serán más llevaderos.

“Solos no podemos con tantas cargas, hay que buscar ayuda, apoyo”, reitera.

Recomendaciones

Entre las recomendaciones que da la especialista están, forjar la resiliencia, buscar fuentes de disfrute que provoquen emociones agradables y hacer eco de las buenas noticias.

Unirse en comunidad para crear recursos que estén al servicio de las personas, reconocer lo que está pasando, no ocultarlo.

Pedir ayuda si se sienten colapsados, aprender a discriminar lo que se puede resolver y lo que no.

Tomar descansos, alejarse de las fuentes de estrés como las noticias, desconectarse del móvil.

Cuidar la salud,  el cuerpo, hacer ejercicios de meditación, respiraciones profundas, dormir 8 horas, evitar el consumo de alcohol y tabacos.

Grupos de apoyo

Como integrante de Psicólogos Sin Fronteras de Venezuela, Pérez recuerda que están prestando consultas gratuitas vía telefónica para ayudar y acompañar a las personas en tiempos de crisis.

Informa a la ciudadanía que pueden llamar al 04242925604 y al 04125507600.

También pueden escribir al correo atencionemergenciaspad@gmail.com o buscarlos por las redes en las redes sociales como Twitter e Instagram como psfvenezuela.

La especialista hace hincapié en que se debe buscar ayuda, pide a familiares estar atentos ante cualquier señal que pueda terminar en suicidio.

“Hay que cuidar de la salud mental, el suicidio es prevenible”, enfatiza. Rosanny Mattey