Plan de austeridad de Brasil enfrentará una dura batalla

0
79

Brasilia.- El nuevo plan de austeridad de Brasil desató una ola de rechazo en la industria, en los movimientos sociales tradicionalmente afines al gobierno de izquierda y hasta en el Congreso, donde muchos legisladores dudan de su aprobación.

Empantanado en una recesión económica que le costó perder el preciado sello de buen pagador al país, el Gobierno de Dilma Rousseff dio por perdido el 2015, llamándolo un año «de travesía», y anunció un conjunto de medidas para intentar rescatar el 2016.

Dos semanas después de presentar el primer presupuesto en rojo de la historia del país, el Gobierno se arrepintió y decidió hablarle a los mercados con una nueva versión que plantea conseguir 17.000 millones de dólares adicionales, cortando hasta la joya de la corona del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) que gobierna hace 12 años: los programas de asistencia social.