Policía de Ecuador detuvo a venezolanos durante protestas

0
662

La Policía ecuatoriana detuvo a 17 personas, la mayor parte de ellas venezolanas, durante las fuertes protestas contra el Gobierno de Lenín Moreno.

«Diecisiete detenidos en el aeropuerto de Quito esta mañana. La mayoría de ellos venezolanos»escribió este jueves la ministra ecuatoriana, María Paula Romo en su cuenta de Twitter.

Y adjunta una fotografía en la que se aprecia a los detenidos arrodillados en el piso, con las manos contra la pared y custodiados por policías fuertemente armados.

Según la ministra, los detenidos «serán puestos en los próximos minutos a órdenes de la justicia».

Las detenciones ocurren en momentos en que el Gobierno enfrenta manifestaciones contra la eliminación del subsidio de los combustibles, en el marco de un acuerdo crediticio con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La funcionaria colgó esos mensajes con la etiqueta «esto no es un paro», para reforzar la teoría que manejan desde la semana pasada de que en las manifestaciones hay infiltrados que pretenden atentar contra la estabilidad de la democracia.

Hasta el momento hay en el país 824 detenidos por la ola de violencia.

El pasado lunes, el jefe de Estado culpó a su antecesor, Rafael Correa, de un intento de desestabilizar la democracia, algo negado por el exgobernante desde Bélgica, donde vive.

El miércoles, el vicepresidente de Ecuador, Otto Sonnenholzner, aseguró que están logrando «frenar» la pretensión «de desestabilizar» al Gobierno.

«Gracias al esfuerzo de todos, gracias a lo que hacemos en conjunto con las Fuerzas Armadas, con la Policía Nacional, con los municipios del país estamos logrando frenar esta pretensión de desestabilizar al Gobierno Nacional por parte de grupos políticos organizados y enfocados en hacerle daño a Ecuador», dijo.

Ecuador cumple hoy una semana de protestas ciudadanas que estallaron tras la eliminación del subsidio a los combustibles, en el marco de un acuerdo crediticio con el FMI.

Esa decisión provocó el pasado jueves el estallido de protestas que comenzaron con la paralización del transporte, en una jornada en la que se registraron desmanes y saqueos.

Ese día, Moreno decretó el estado de excepción en el país a fin de velar por la seguridad y evitar el caos.

El servicio de transporte urbano se mantiene también irregular pese a la suspensión, el pasado viernes, de la paralización.

El Gobierno de Moreno enfrentó ayer una huelga nacional en la que participaron sindicatos, organizaciones sociales e indígenas y que se tradujo en masivos choques entre manifestantes y fuerzas del orden en el centro de Quito, en los que murió un ecuatoriano, según el secretario general de la Presidencia de Ecuador, José Augusto Briones.

Esa muerte se suma a otra ocurrida el fin de semana cuando un ciudadano que estaba en una manifestación y fue atropellado en el sur del país y a la de tres personas cuando cayeron de un puente en Quito, según la Defensoría del Pueblo.

La Confederación de Nacionalidades Indígena de Ecuador (Conaie) se declaró hoy «de luto» por esa muerte y en un mitin en la Casa de la Cultura Ecuatoriana con la presencia de miles de indígenas, retuvieron a ocho policías. AGENCIAS /N24