Policías ultimaron al “Alvarito” cuando huía en un carro robado

0
249

Un joven de 19 años encontró la muerte, la tarde de este jueves, tras enfrentarse a tiros contra una comisión de la Policía del Estado Bolívar (PEB). Al parecer, el ahora occiso venía con su combo a bordo de un vehículo, que acababan de robar.

 

El reloj marcaba las 4:30 de la tarde, aproximadamente, cuando una comisión a bordo de una patrulla del Centro de Coordinación Policial (CCP) Unare, avistó un Volkswagen Crossfox, de color gris, placas DCZ10M, que se desplazaba por la avenida principal de la urbanización Curagua, en Puerto Ordaz, a toda velocidad.

Persecución

La actitud de los tipos que iban a bordo del carro provocó suspicacia en los oficiales por lo que decidieron seguirlos. Cuando los sujetos notaron la persecución, se internaron en las inmediaciones de Barrio Guayana, haciendo todo tipo de maniobras, para escapar de la vista del contingente.

El procedimiento parecía de película. La alarma de la patrulla fue activada y vía radiotransmisor reportaron la irregularidad a la comisaría con el objetivo de pedir refuerzos.

Aunque los policías en reiteradas oportunidades les hicieron la voz de alto a los individuos, éstos hicieron caso omiso a la autoridad. Llegando al Colegio Fe y Alegría Jesús Soto, en Unare II, adyacente al Supermercado Santo Tomé, los tipos se bajaron del carro y comenzaron a echarles plomo a los oficiales.

Los funcionarios se vieron obligaos a responder al ataque de los vándalos. El fuego cruzado duró pocos minutos hasta la huída de tres de los adversarios. Uno de ellos quedó mal herido adentro del vehículo.

Los efectivos se movilizaron y trasladaron el cuerpo del joven mal herido hasta la emergencia del Hospital Uyapar, sin embargo, llegó sin signos vitales.

Allanamientos

El resto de la comisión acordó la escena del desenlace de la persecución hasta la llegada del eje detectivesco, quien fue el encargado de recabar los elementos incriminatorios en el sitio. Los sabuesos recuperaron el vehículo en que se trasladaban los criminales, el cual había sido reportado por robo horas antes, en la central de Emergencias 1-7-1 Bolívar.

Además, incautaron dos armas de fuego; una tipo escopetín calibre 12 milímetros y un revolver 380 mm.

Desde el suceso, el cuerpo policial se mantiene activo por la zona donde se suscitaron los hechos y los sectores aledaños. Cercaron el perímetro con el objetivo de dar captura los otros tipos que se fugaron tras hacer armas en contra de los estadales.

Al parecer, varios allanamientos fueron efectuados durante la noche del suceso pues tras la fuga de los otros sujetos se presume que mismos vecinos los ayudaron a enconcharse en alguna guarida para resistir a la justicia.

Azote de barrio

El caído fue identificado como Álvaro José Rodríguez Brito, apodado en su barrio como “Alvarito”. Presuntamente, el ahora occiso iba en compañía de otros delincuentes identificados por fuentes policiales como azotes activos del sector 338, adyacente al Core 8.

Según fuentes oficiales ligadas al caso, los individuos son miembros de una banda hamponil que mantiene en zozobra a los moradores de la comunidad donde viven y se dedican entre otras fechorías, al robo y hurto de vehículos en Puerto Ordaz.