Por los altos costos el casabe se aleja de la mesa del venezolano 

0
4175

Productores hablan sobre los factores que afectan la comercialización de este rubro

Un mediano productor de casabe como, Pedro Muñoz, con 60 años de edad, manifestó que el grupo familiar de sus hermanos y hermanas están  desde hace más de siete décadas en la producción de casabe, pero en la actualidad viven momentos críticos por la devaluación del Bolívar y los altos costos de fabricación.

Toda su vida ha  trabajado en la producción de casabe así como también la siembra y cosecha de la yuca amarga con su familia, materia prima indispensable en este proceso. Su pequeña fábrica artesanal está ubicada en el kilómetro 24 de la vía San Félix- Upata del municipio Piar.

Falta de combustible afecta producción

Actualmente reconoce  que el principal problema que tiene  tanto para la producción como para la comercialización del producto es el  combustible automotor, que ha traído como consecuencia que el consumo del casabe proveniente de la yuca amarga se aleje de la mesa del venezolano, por estos factores exógenos.

Productores de otros sectores del municipio Piar como Los Rosos, Sucutum, Quebrada de Juajua y La Estrechuras, padecen de este mismo problema que se agravó desde que comenzó la pandemia del Covid-19 en marzo de 2.020.

“Lamentablemente estamos produciendo  por debajo de nuestra capacidad por el tema del combustible. El servicio de gas se mantiene, pero lo que es el gasoil y la gasolina que necesitamos para los traslados, no nos han tomado en cuenta. Justamente, hoy tuve que comprar 10 litros de gasolina en 15 dólares para mover una moto”, explicó Muñoz.

La motocicleta como transporte de carga

Como ocurre en la ciudad para la movilización diaria, las motocicletas pasaron eventualmente, a sustituir a los camiones, al menos para las diligencias básicas como traslado de personal y movilizar unos pocos bultos de casabe.

Comentó el productor que no resulta beneficioso del todo cuando el gasto que se invierte en compra de combustible reduce las ganancias o incluso se consume lo que se invirtió para producir.

Muñoz señaló que anteriormente llegaban a producir entre 4.500 y 5,000  tortas de casabe en la semana. Ahora producen de 2.000  a 2.500, algunas veces llegan a 2.700 unidades.

“Económicamente afecta a muchas familias. Yo tenía a cinco o seis personas trabajando, y las reduje a tres o las turno para tratar de ayudar. Con el personal de distribución, eso sí ha estado crítico. Me está salvando la gente que va hacia el sureste del estado Bolívar  y me compran porque estoy en plena vía. Para entrar a otras fábricas artesanales de casabe es más difícil porque la vía está muy mala, muy deteriorada”, precisó Muñoz.

Costo del transporte en dólares

La distribución a San Félix y Puerto Ordaz también se redujo. Explicó que llevar unas 1500 tortas de casabe implica pagar entre $50.00 y $60,00 dólares de transporte.

Por la compra de yuca amarga, se paga a productores entre 0,20 y 0,30 dólares el kilo. El tema de la mala vialidad complica también a los productores de yuca sacar las cosechas, por lo que deben venderla a muy bajo costo para no dejarla perder.

“Hemos ido guapeando, pero no nos podemos paralizar”, sostuvo.

Otras fábricas de casabe:

En la población de El Pao, entre los municipios Piar y Caroní en el sector Valle Hondo está Jaime Martínez. Allá hay tres fábricas artesanales de casabe en producción, y otras tres en proceso de construcción.

“El casabe es una alternativa para los trabajadores en medio de la crisis económica y de alimentación. Ese producto vuela y todo lo que a veces llevo adicional”, destacó Martínez, otro fabricante y distribuidor de casabe.

En su caso la producción está en mejores condiciones, entre 40 y 60 bultos en cada rallandería, aunque admite también que el principal inconveniente es el tener que comprar gasolina a los bachaqueros.

“Es duro porque es una inversión fuerte. La mayoría del casabe me lo llevo en el transporte de la empresa. En El Pao tenemos una sola estación de servicio y ya van como ocho o nueve meses sin abastecernos de gasolina”, agregó.

Producción indígena y ajuste de precios 

El casabe es también uno de los productos de la economía indígena. Recientemente productores indígenas uwottuja y curripacos de los ejes norte, sur y sureste del municipio Atures del estado  Amazonas, y de Parhuaza, en el municipio Cedeño del estado Bolívar, acordaron reajustar el precio del mañoco y el casabe, dos de los productos autóctonos que elaboran y que son rubros de primera necesidad, informó la ONG Kapé Kapé.

Ambos productos los ajustaron en esas zonas a 750.000 bolívares o 3000 pesos colombianos. Si es al mayor, en un millón de bolívares o 4000  pesos colombianos; y al detal en 1.250.000 bolívares o 5000 pesos colombianos.

Solo en transporte, los indígenas pagan 600.000 bolívares por cada pasajero y por cada carga, catumare o saco de producto que trasladen.

En Puerto Ordaz y San Félix, en cambio, el precio de la torta de casabe grande doble capa de 30 cms de diámetro, oscila entre 4 millones y 5 millones de bolívares. Mucho más barato que el pan de trigo. Armando Gruber