Preocupa en América Latina apatía de población ante Covid-19

0
382

MEXICO.- Autoridades de América Latina insistieron a la población mantener las medidas sanitarias para contener la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), ante el aumento de caos y muertos en la región en las últimas semanas, hecho que preocupa, incluso, a la Organización Mundial de la Salud.


En Brasil, con 6.335.878 contagios y 173.120 defunciones, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió este lunes al gobierno brasileño que se tome «muy en serio» el aumento de casos de la COVID-19 registrados en el país sudamericano en las últimas semanas.
El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró en rueda de prensa transmitida desde Ginebra que «Brasil tuvo su ápice en julio. El número de casos estaba disminuyendo, pero en noviembre volvió a subir. Brasil necesita tomarse muy, muy en serio estos números. Es muy, muy preocupante».
En la misma rueda de prensa, la vocera de la OMS, la epidemióloga Maria Van Kerkhove, dijo que «necesitamos controlar los casos y mantener los números bajos. Los países necesitan atacar los casos que resurgen para que no se propaguen. Esta es la recomendación para todos los países. Una vez que se reduce el número de casos, se necesita mantener este número bajo».
Por lo pronto, el gobierno del estado de Sao Paulo, el más afectado por la COVID-19 en Brasil, redujo las flexibilizaciones en la cuarentena para enfrentar a la pandemia a raíz del aumento de hospitalizaciones y contagios detectados en noviembre.
El anuncio fue realizado por el gobernador paulista, Joao Doria, quien retiró este lunes algunas flexilibilizaciones en todo el estado «por prudencia, para mejorar el control de la pandemia».
Doria cambió de la fase verde a la fase amarilla a todo el estado de Sao Paulo, lo cual vuelve a limitar horarios de funcionamiento de comercio y servicios, y también reduce el aforo permitido en lugares públicos del 60 al 40 por ciento.
En Argentina, con 1.424.533 casos y 38.730 decesos, el gobierno advirtió que aunque los casos de la enfermedad del nuevo coronavirus se mantienen a la baja en el país sudamericano, la pandemia no ha pasado, por lo que la población debe mantener los cuidados.
«Porque la pandemia no pasó y seguimos trabajando para poder continuar las aperturas, continuar la rehabilitación de diferentes actividades», señaló en conferencia de prensa la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti.
«Es muy importante recordar que es el momento para seguir cuidándonos, para seguir cumpliendo las recomendaciones, para poder sostener este descenso del número de los casos», enfatizó la funcionaria respecto a la baja en los contagios a nivel nacional, con un promedio diario de 7.706 en los últimos siete días.
En Ecuador, con 192.685 positivos y 9.024 muertos, el presidente Lenín Moreno dijo este lunes que el país registra signos de recuperación de empleo en medio de la pandemia, que impactó con fuerza al mercado laboral local.
En el programa radial «De Frente con el Presidente» que se realiza cada lunes, el mandatario indicó que la Ley de Apoyo Humanitario, que entró en vigencia el pasado 22 de junio, «ayudó muchísimo a la generación y mantenimiento del empleo».
«Los resultados fueron totalmente positivos, (la ley) ha permitido que crezca el empleo en 6,7 por ciento y aproximadamente el 11 por ciento de las personas que se encontraban en la informalidad pasen a la formalidad», explicó el presidente con base en cifras del Ministerio de Trabajo.
En Chile, con 551.743 infectados y 15.410 fallecimientos, el ministro de Salud, Enrique Paris, destacó el plan de emergencia en caso de una segunda ola de la enfermedad del nuevo coronavirus en el país sudamericano.
«Nos ponemos en la situación más compleja, lo que significa aumentar en más de 1.000 camas el número que tuvimos en la peor época de la pandemia, en cambio si tomamos el modelo europeo, aumentaríamos en 400 camas más», señaló el funcionario en conferencia de prensa.
Paris afirmó que «estamos preparados, tenemos ventiladores, equipamiento, pero el personal debe ser apoyado, con reemplazo, porque están agotados y evitamos más riesgos con la colaboración de toda la población en el autocuidado».
En Uruguay, con 5.716 contagios y 76 decesos, el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, reconoció este lunes que el país está «peor» ante el avance de la pandemia del nuevo coronavirus, y advirtió que hay un comportamiento social «desordenado» en las medidas de prevención.
«Las capacidades de rastreo y de testeo están», dijo el funcionario tras firmar en Montevideo un acuerdo que establece que el Ministerio de Defensa prestará 40 funcionarios dedicados al rastreo del hilo epidemiológico.
«No escapa a nadie que se está peor», dijo Salinas consultado sobre el empuje de la enfermedad, que el sábado y el domingo alcanzó el récord diario de nuevos casos (208), acumulando 1.373 casos activos hasta el momento.
En Venezuela, tras un extendido confinamiento ordenado en marzo pasado para contener la COVID-19, los venezolanos asumen la flexibilización ampliada de la cuarentena social como una oportunidad para reactivar la economía y participar en los comicios parlamentarios del 6 de diciembre.
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció el domingo que durante todo el mes de diciembre el país estaría bajo un sistema de «flexibilización ampliada» de la cuarentena social, que implica la activación de 53 sectores económicos.
En declaraciones a Xinhua, Abraham Carrillo, joven comerciante de la ciudad de Valencia, en el centro del país, consideró que el desconfinamiento es una «medida que busca dinamizar el sector económico comercial, que ha sido duramente golpeado en el transcurso del año».
Evelyn Aguilar, ama de casa que vive en el oeste de Caracas, opinó que la flexibilización es positiva porque «así se reactiva el comercio, que en todos estos meses estuvo un poco paralizado en cuanto a las ventas». Xinhua