“Presidente Maduro aprobó un pírrico aumento”

0
111

Henry Arias acompañado de trabajadores de CVG-Alcasa y del comité ejecutivo de Sintralcasa le dijo al Presidente de la República que aprobó un aumento pírrico.

Desde lo más profundo de su corazón le dijo a Nicolás maduro que no está preparado para dirigir el país, y que Venezuela le quedó demasiado grande.

Calificó Arias de increíble que un presidente del país más rico del continente americano, esté llevando al pueblo a la miseria, y que es imposible creer lo que está ocurriendo en Venezuela por las calamidades que están pasando los trabajadores que están en las empresas básicas, agregó.

Habló de la gran cantidad de trabajadores que viven del salario mínimo, y que se quedaron con los crespos hechos, esperando el «revolcón» económico, porque la gente en la calle esperaba al menos un cincuenta por ciento de sueldo minino o más.

Para el secretario general de Sintralcasa, el salario mínimo anunciado por Maduro, es para empobrecer más a los venezolanos, para que el pueblo haga más colas y deja muy mal parado a quien no tienen un empleo, porque a partir del anuncio, ya todo vale más.

«Esa lata de leche que se conseguía en cuatrocientos bolívares, ahora cuesta el doble y como va a vivir una persona con un salario mínimo», acotó.

Ese descontento se reflejó en la propia cadena nacional presidencial, donde expresó: «cuidado con los excesos de cariño o un mangazo»; y de paso le dice a los trabajadores que no están preparados, pero que el que no está preparado es el, advirtió Arias.

De seguir de esa manera, vamos a terminar perdiendo las empresas y el país, acotó.

Ante esta situación, el dirigente quiso llamar una vez más a Justo Noguera, y que no se esconda, porque a él también le quedó muy grande la CVG.

Hace un llamado para una reunión lo más urgente posible, y a Ángel Marcano, presidente de la corporación del aluminio, porque ya tienen tiempo diciéndole a ambos, que necesitan reunirse para las próximas convenciones colectivas del aluminio, y la situación que se presenta.

Aseguró que los trabajadores no se la van a «calar» cinco años más de contratos colectivos vencidos y sin libertad sindical, porque sería arrodillarse ante el patrono.

«Fuimos electos por los trabajadores para defender los intereses de los trabajadores y sus convenciones colectivas», agregó Arias.

Entre otros problemas por resolver que están pendientes las pensiones de los jubilados, el ingreso de los tercerizados, porque para el siete de mayo debe desaparecer esta figura de trabajo.

Espera que la deuda pendiente con los trabajadores ya esté cancelada en el mediano plazo, que incluye prestaciones contractuales y legales. Afirma que se debe a los trabajadores una cantidad fuerte que sobrepasa los seiscientos millones de bolívares.