Productores “asfixiados” por falta de insumos

0
76

El vicepresidente de Fedeagro, Aquiles Hopkins, resaltó que para llenar los anaqueles se requiere de la participación de todos los venezolanos, desde los productores hasta los bancos y reiteró el llamado a un acuerdo nacional, «los anaqueles no se llenan de comida con palabras ni discursos sino con trabajo, el trabajo de los venezolanos».

Hopkins señaló que hay que entender que será más barato producir que importar. «Cuando no se importa la materia prima, la nación tiene que recurrir a importar productos terminados que salen cinco, seis y siete veces más caros».

Hopkins aseguró también que los productores están «asfixiados» por la falta de repuestos, semillas, agroquímicos y vacunas. «Allí es donde se deben destinar las divisas, lo que peor que hay es cerrar las puertas hacia las herramientas de trabajo», agregó.

LA SOLUCIÓN NO ES IMPORTAR

Por su parte, el presidente del comité tecnológico de Fedeagro, Luigi D’Alvano solicitó al ejecutivo nacional un mayor acceso a las divisas para la adquisición de insumos para su sector.

«Estamos por arrancar la siembra más importante del país, de cereales, y esas limitaciones tienen que ver con la disponibilidad de divisas y cualquier solución que permita sembrar adecuadamente va a ser mejor porque no hay producto más caro que el que no está en el anaquel», puntualizó D’Alvano.

En relación al costo de los productos, manifestó que se deben actualizar los controles de precio. «Evaluamos con claridad la realidad que vive el consumidor, así como el consumidor tiene inflación, nosotros también tenemos inflación en los insumos, que afectan el costo de producción y que por supuesto requieren de controles de precio que permanentemente se actualizan».

Sostuvo que las fincas expropiadas en los últimos años producen a bajos niveles o no producen y agregó que lo que desean es llenar los anaqueles y llevar los alimentos a los venezolanos «El gran objetivo, el gran punto de encuentro es producir los alimentos que ustedes requieren y no andar de bodega en bodega buscando la harina precocida».