Protestaron en todo Brasil para exigir la salida de Rousseff

0
91

En la tercera gran protesta contra el gobierno en seis meses, unas 137 mil personas indignadas con la situación del país salieron a las calles de decenas de ciudades, según la policía, mientras los organizadores calculaban unos 225 mil manifestantes.

Agitando banderas de Brasil o vestidos con la camiseta «verdeamarela» de la selección de fútbol, los manifestantes cantaron el himno nacional y levantaron pancartas que leían «No a la corrupción», a raíz del colosal escándalo de sobornos que ha costado más de 3 mil millones de dólares a la petrolera estatal Petrobras.

«Vamos a marchar hasta el fin. Hasta que la presidente salga del gobierno. Tiene que irse definitivamente y dejar este país en paz y libre de esa mafia del Partido de los Trabajadores», dijo a la AFP Patricia Soares, una funcionaria pública de 43 años que marchaba en la capital brasileña.

«¡Fuera Dilma!, «¡Fuera Dilma!», coreaba la multitud en Brasilia a una sola voz, mientras desplegaba una enorme bandera de Brasil de decenas de metros.

RENUNCIA O DESTITUCIÓN

Los manifestantes piden la renuncia o el «impeachment» (destitución tras juicio político en el Congreso) de la presidenta de la séptima economía mundial, de 64 años, que comenzó su segundo mandato hace apenas siete meses.

La popularidad de la mandataria de izquierda ha caído a cifras de un dígito tras cuatro años de frágil o nulo crecimiento económico y un colosal escándalo de corrupción en Petrobras que ha salpicado a su PT, en el poder hace más de 12 años, así como a otros partidos de la coalición de gobierno.

Por primera vez, las protestas tuvieron el respaldo explícito del PSDB (oposición, centro), cuyo líder, el senador Aecio Neves, que perdió en octubre el balotaje contra Rousseff por un margen de apenas 3 %, participó este domingo en las protestas en Belo Horizonte, la capital del estado de Minas Gerais (sureste), vestido con una camisa amarilla.

«NO VOY A CAER»

Con Rousseff debilitada, algunos legisladores han agitado el fantasma del «impeachment», que requiere la aprobación de dos tercios de la Cámara de Diputados y un proceso especial en el Senado.

Este año la Cámara de Diputados recibió cerca de 20 pedidos para apartarla del cargo, algunos de los cuales aún están bajo análisis. En caso de «impeachment», quien asumiría el gobierno es el vicepresidente Michel Temer, del PMDB, el mayor aliado del PT en la coalición.

Rousseff, una exguerrillera que luchó contra la dictadura, promete que revertirá la crisis, descarta renunciar y asegura una y otra vez: «No voy a caer».