Quemó las manos de su hija por robarse un teléfono

0
78

El hecho sucedió en la calle Jacobo, de la UD 145 en San Félix, estado Bolívar, cuando Alberto José Rodríguez García, de 29 años, le quemó con un utensilio de cocina las manos a su primogénita como medida de castigo por haberse robado un teléfono celular. La cólera, rabia e impotencia impulsaron a este sujeto a cometer este grave hecho, que dejó con graves quemaduras las manos de una niña con apenas cinco años de edad, quien tuvo que aguantar en silencio el escarmiento de su padre.

Su madrastra, al ver a la pequeña malherida, decidió llamar a la progenitora de la menor para comunicarle lo acontecido. Catherin Brito Figueroa, de 22 años, al informarse del caso y ante la angustia de lo que le podría suceder a la integridad física de su hija, decidió denunciar al agresor.

Brito se apersonó al sitio del hecho e inmediatamente llevó a su hija al hospital, pues las manos estaban muy quemadas y era necesaria la intervención de un especialista para atender las heridas.

Los efectivos policiales adscritos en el Centro de Coordinación de Guaiparo, en San Félix, aseguraron que los padres de la niña están divorciados y que fue su madrastra quien comunicó lo acontecido.

“El proceso de denuncia comenzó, cuando la esposa del sujeto vio a la niña herida, llamó a la mamá para comunicarle del hecho. Catherin, madre de la víctima, decidió denunciar al agresor ante los funcionarios del Centro de Coordinación de Guaiparo”.