“Quiero ser parte del sindicato para defender a los trabajadores”

0
61

Upata.- «Es falso que yo pretenda apoderarme de la Alcaldía, pues simplemente trato de poner mi nombre para ser aspirante a dirigir los destinos del sindicato que agrupa a los trabajadores municipales», aclaró Jaime Rodríguez, vigilante de la Alcaldía del municipio Piar.

El funcionario denuncia que, al aspirar el sindicato de los trabajadores que prestan servicio en la municipalidad, fue cambiado de su puesto de trabajo por órdenes del alcalde José Gregorio Martínez, quien, sin ninguna explicación, le habría ordenado que se fuera de la vigilancia del edificio administrativo a prestar el servicio al registro civil, desmejorando su condición de trabajo.

 

«No he querido tomar la Alcaldía como dijo falsamente el Alcalde, yo tengo 12 años trabajando allí y si lo que he dicho por los medios de comunicación, que quiero ser parte del sindicato para verdaderamente defender a los trabajadores, creo que estoy en mi pleno derecho como ciudadano. Para nadie es un secreto que el Alcalde ha dejado de cumplir con muchos beneficios plasmados en el contrato colectivo, y uno de ellos es que la cláusula del transporte dice que recibimos 300 bolívares mensuales. ¿Quién vive con 300 bolívares de pasaje en los actuales momentos?», explicó Rodríguez.

 

Asimismo, citó que unas de las cláusulas de la convención establece 500 bolívares son destinados para la adquisición de útiles escolares. «¡Por Dios! ¿Qué va a hacer un padre o una madre con 500 bolívares para comprar zapatos, uniformes y útiles?».

 

Comentó que el HCM está «en el suelo» y que por concepto de montepío «tendremos que enterrar a nuestros familiares en el fondo de nuestros hogares». Rodríguez agregó que ni los uniformes que les entregaron cumplen con lo reglamentario. «Nos entregaron unas camisas anaranjadas, que creo que se las donó Voluntad Popular a la Alcaldía. Eran cuatro dotaciones de uniformes y solo nos dio esta camisa de Voluntad Popular o que identifica a los privados de libertad en Estados Unidos», manifestó.

 

Aseguró que «por decir la verdad», Martínez arremetió en su contra. «Mis derechos se me deben respetar y le pido al Alcalde que se ponga la mano en el corazón y vea mi caso, que es igual a muchos que están sucediendo allí, pero que nadie ha tenido la valentía de hablar».