Rangel inspeccionó urbanismo “Comandante Chávez”

0
157

Bajo la visión humanista del Gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez, se han estado adelantando, de forma permanente políticas sociales que aseguran al pueblo la mayor suma de bienestar posible, una de estas humanistas misiones ha sido, la Gran Misión Vivienda Venezuela, la cual ha beneficiado de forma directa a miles de familias en la región.


En ese sentido, los beneficiarios del urbanismo Comandante Hugo Chávez, ubicado en el municipio Padre Pedro Chien, recibieron con alegría al Gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez, quien junto a la alcaldesa, del municipio Padre Pedro Chien, Sol Rubinetti, y la lideresa social, Ornella Arveláez, realizó una inspección por la referida obra habitacional, para reconocer sus avances. En este urbanismo se construyen unas 64 viviendas unifamiliares, que cuentan con unos 74 mm2 cada una.

Es importante destacar, que las 64 viviendas unifamiliares que conforman el urbanismo «Comandante Hugo Chávez», son ejecutadas gracias a la gestión de la Alcaldesa revolucionaria Sol Rubinetti, de la mano de las políticas sociales emprendidas por el Gobernador, Francisco Rangel Gómez, quien de forma consecuente sigue trabajando por y para el soberano.

Quienes integran la comunidad Comandante Hugo Chávez Frías, han sido evidentemente beneficiados con los planes de construcción de viviendas que darán paso al surgimiento de una nueva realidad en el sector.

 

Viviendas para el pueblo
El Gobernador, Francisco Rangel Gómez, indicó «que el sector es ejemplo tangible de la fuerza que posee la GMVV y los frutos que sigue rindiendo para todo el pueblo bolivarense; son las obras las que nos permiten construir patria, de la mano de un pueblo luchador que jamás ha detenido sus sueños», expresó.

«Por eso avanzamos de la mano del Presidente Nicolás Maduro, quien junto a un equipo batallador en todo el país, sigue afinando la maquinaria necesaria para que la GMVV siga cosechando grandes sueños de miles de almas y seres humanos de primera, al que nos debemos con amor», concluyó Rangel.