Relojes inteligentes son vulnerables

0
146

Si cree que son irrelevantes los datos que almacena su pulsera o reloj inteligente, como calorías, pasos caminados o cuando se registras en la recepción de hoteles y tomas un vuelo, piénselo dos veces.

A simple vista, estos datos no tienen mucho valor económico. Sin embargo, para empresas, marcas de moda, establecimientos de entretenimiento e incluso para agencias dedicadas al estudio de mercado sí reflejan patrones de consumo de sus clientes, lo cual hace de los dispositivos vestibles un blanco atractivo para los piratas informáticos.

«Siempre existe una motivación detrás de un ataque; en algunos casos se comercializa y yo veo que datos como estos tendrían cabida en este mercado para ser aprovechados por establecimientos», explicó en entrevista el miembro del equipo de investigación de Kaspersky Lab América Latina, Roberto Martínez.

De acuerdo con la firma de seguridad TrendMicro, empresas europeas detectaron que 77% de los empleados que usan vestibles, los utilizan dentro de la oficina, lo cual genera un riesgo, pues de acuerdo con Martínez el eslabón más débil de estas pulseras o relojes es que se conectan vía Bluetooth o WiFi a un teléfono inteligente o tableta.

Si dentro de una oficina una persona conecta su teléfono inteligente y su pulsera al WiFi y transfiere datos sensibles, un pirata cibernético podría interceptar la red y obtenerlos de forma sencilla, ya que aunque los móviles cuentan con más herramientas de seguridad, los vestibles no cuentan con este respaldo.