Resuelto policialmente asesinato del médico cardiólogo

0
9287

Arturo Alejandro Moncada Duarte (18) y Mario Mata Cárdenas (17) confesaron este viernes su participación en la muerte del médico cardiólogo Julián Oswaldo Moncada Moreno (50).

Este caso se resolvió gracias a los vecinos y amigos del médico, quien fue asesinado por su hijo el miércoles después de las 11 de la noche.

En Rueda de prensa, los pesquisas del Cicpc con el comisario Joel Gil, jefe de Homicidios como vocero, dieron más detalles de esta historia que estremeció a la ciudad.

De acuerdo a las declaraciones de los expertos, Arturo Moncada y su amiguito Mario Mata, habían planeado el hecho para quedarse con el dinero del médico.

Todo comenzó el miércoles en la noche, cuando el doctor Moncada llegó a su casa en Las Garzas y encontró a Arturo y a Mario consumiendo droga como quien come chucherías.

Julián montó en cólera y corrió al muchacho quien fue y buscó un equipo de hacer pesas y con eso golpeó al médico, mientras Mata lo sostenía. Sólo que el doctor Julián Moncada luchó por su vida hasta el último minuto. Por eso Mata tiene algunas heridas en su cuerpo.

Primero lo golpearon, le destrozaron la cabeza, luego lo amarraron y después lo apuñalearon. Posteriormente los jóvenes que estaban consumiendo bebidas alcohólicas y marihuana se pusieron a limpiar los destrozos y la sangre con agua y cloro, inclusive pasaron toda la noche en eso, porque los vecinos notaron el agua saliendo de la residencia.

Otro detalle que les llamó la atención es que el Caliber, negro, propiedad del doctor, era manejado por el hijo quien lo metió de retroceso hacia el garaje.

Esto fue así porque en la parte de atrás envolvieron el cuerpo con la alfombra del vehículo y así lo llevaron hacia la parte de atrás del Cementerio de Puerto Ordáz donde sacaron el cuerpo sin vida, le colocaron cauchos y desechos, lo rociaron con gasolina y le pegaron candela.

El jueves en la mañana estos dos jóvenes se fueron a la universidad, donde Arturo invitó a una fiesta en su casa porque su papá se había ido para Estados Unidos y él era dueño de la casa. Los estudiantes también notaron que el muchacho cargaba un celular nuevo; el del papá.

Los vecinos y amigos de Julián extrañados porque el doctor no se presentó a su consulta comenzaron a llamarlo al celular que aparecía apagado por lo que llamaron a la casa donde atendió el muchacho quien dijo que su papá se había ido para Estados Unidos, pero eso lo explicó con mucha inseguridad.

Posteriormente a esto, se movilizan hasta la casa, la asistente y sus compañeros de consulta junto a unos policías y cuando llegaron consiguieron en un pipote los lentes de Moncada así como ropa ensangrentada.

Eso los asustó y por eso llamaron a los funcionarios del Cicpc, que llegan exactamente cuando va entrando al sector en el carro de su papá Arturo, quien al ver la cantidad de gente en su casa apagó la camioneta y se bajó para tratar de huir y hasta arroja las llaves del Caliber, pero los policías notaron todas sus acciones y lo detuvieron y recuperaron las llaves.

Con el joven ingresan a la casa y perciben el olor a cloro y a sangre y comienzan a conseguir objetos ensangrentados y otros elementos.

Al verse descubierto confesó y los lleva al sitio donde estaba el cuerpo de su padre. Eso fue a las 12 de la noche de este jueves.

Gil explicó que no hay más participantes en este hecho de sangre. Mata y Cordova serán presentandos este sábado en tribunales, el caso de Moncada lo lleva la fiscalía segunda mientras que el de Mata, al ser menor de edad, lo lleva la fiscalía quince.

Para Moncada es casi seguro que pedirán la pena máxima: 30 años.

El motivo de esta espantosa historia fue el dinero. Tanto Moncada como Mata quienes al parecer sostienen una relación sentimental ya tenían planes para invertir el dinero del doctor. Pretendían montar tres puestos de comida rápida y un bodegón.