Robaron taquilla externa de Banesco en Orinokia

0
166

Ayer a primeras horas de la mañana varios sujetos armados ingresaron en la taquilla externa del Banesco ubicado en el Orinokia Mall y se llevaron una importante cantidad de dinero que se estima está entre el millón y medio de bolívares. Los antisociales sometieron al gerente encargado del autobanco y se dispusieron a llevarse el efectivo que había en ese momento.

OTRA VERSIÓN
Una fuente que por medidas de seguridad pidió no ser identificada, explicó que supuestamente los delincuentes tenían secuestrado al gerente y a su familia desde la noche anterior. Hecho que ocurrió cuando el trabajador regresó de su jornada laboral a eso de las siete de la noche, y fue interceptado por un grupo de individuos vestidos con chaquetas que se hicieron pasar por detectives del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc).
Los sujetos avistaron al gerente y lo llamaron, identificándose como funcionarios del Cicpc le informaron que tenían que hacerle varias preguntas. Cuando el hombre accedió a hablar con los supuestos agentes, lo encañonaron y lo llevaron dentro de su residencia.
Desde esa hora comenzó la tortura para la familia del trabajador del banco, quienes al ver a los sujetos con pistolas en manos y amenazando a su familia, no le quedó otra que acceder a las órdenes de los malhechores.
Los criminales pasaron toda la noche en vela con la familia. Ya entrada la madrugada prepararon al gerente y le explicaron todo lo que tenía que hacer. Aproximadamente a las seis de la mañana un grupo de los ladrones salió con su rehén y dejaron a sus cómplices con el resto de la familia.
El trabajador de Banesco sabía que sus parientes estaban en peligro, por lo que no podía llamar la atención al llegar al banco. Tranquilamente entró y detrás de él los delincuentes. Obligaron al gerente a abrir la caja de seguridad, recordándole que «sus compinches estaban con su familia».
Cargaron con el motín y llamaron a los sujetos que se encontraban en la residencia, avisándoles que se podían ir pues ya tenían el dinero en sus manos. Una vez con el botín, salieron de forma tranquila de la entidad, no sin antes decirle al gerente que esperara al menos media hora antes de avisar a las autoridades.
Con los nervios de punta y asustado por lo que estaba ocurriendo, el gerente llamó a su casa para verificar que ya los maleantes se habían ido, recibiendo una repuesta positiva y la seguridad de que todos sus familiares estaban sanos y salvos.
Inmediatamente se comunicó con su jefe e informaron a las autoridades de lo ocurrido. Minutos después una comisión del Eje de Investigaciones Contra Robo y Hurto se presentó en el lugar. Los sabuesos realizaron las experticias y recogieron las evidencias dejadas en el sitio que puedan dar con el paradero del grupo delictivo.