¿SABÍAS QUÉ? Andar descalzo no es tan malo

0
56

Caminar sin zapatos implica importantes beneficios para la salud, tanto a nivel físico como psicológico. Por eso, es conveniente hacerlo a menudo.

Los pies albergan alrededor de la cuarta parte de los huesos del cuerpo y unos 40 músculos. La respuesta a si los zapatos son antinaturales o no es ambivalente. Por motivos climáticos y culturales debemos proteger nuestros pies asilándolos del suelo, pero olvidamos darles un tiempo de libertad, y no basta con dejarlos libres mientras dormimos, conviene caminar descalzos.

La planta del pie es una de las regiones corporales que más terminaciones nerviosas tiene en comunicación con el resto del organismo, por eso, al caminar descalzos, se estimula el normal funcionamiento de diversos órganos.

Además, despojarnos de los zapatos por unas horas, nos permite equilibrarnos interiormente: podemos mejorar la estabilidad emocional, ya que el contacto directo con el suelo refuerza nuestra solidez psíquica.

También se estimula la circulación sanguínea, activándose la red venosa de la planta del pie. Y si el paseo se realiza sobre agua fría, hierba húmeda, un arroyo o el mar, todavía es más enérgica la activación nerviosa y circulatoria.