Sacar dinero de un cajero automático es una profanación

0
56

Los fines de semana, en Puerto Ayacucho, los cajeros automáticos de las entidades bancarias se han vuelto una penuria para quienes tienen sus ahorros o cuentas corrientes, ya que, en ocasiones, no tienen dinero, están dañados, están sin líneas, presentan fallas en el servicio de energía eléctrica o permanecen cerrados. Esto, por supuesto, molesta a quienes depositan sus recursos monetarios en estas entidades.

Así lo han manifestado los lugareños. Sentrys Rodríguez y Pedro Torres son testigos de esta situación. Les ha tocado retirar dinero en efectivo y se han conseguido con esa realidad. Afirman que se han dirigido a los gerentes de las instituciones bancarias y no han tenido respuestas alentadoras. La problemática no es reciente, data de varias semanas.

Otra novedad es que los comercios de la ciudad no pueden emitir dinero en efectivo, según resolución del Sudeban, tampoco se les permite retirar efectivo a través de las tarjetas de crédito o débito.

Quienes tienen cuentas en esas entidades bancarias se preguntan: «¿A quién o adónde se pueden dirigir para solventar esta situación?», ya que los fines de semana quedan «en el aire», sin dinero, teniéndolo en los bancos, más aun cuando lo necesitan para solventar problemas de salud, alimentación o una emergencia. Después de todo, lo que no se explican es lo que establece exactamente el Sudeban, que prohíbe retirar efectivos en las farmacias, en las pocas que hay en la ciudad.

En Farmatodo, por ejemplo, se podían sacar «avances» (dinero en efectivo) con la tarjeta de debido, hasta 2 mil 500 bolívares retiraban. Ahora no. «Si los cajeros automáticos no funcionan, cómo vamos a retirar dinero de ahí», espetan los afectados. Las limitaciones en materia bancaria cada día ascienden, sin que nadie resuelva.

No obstante, es poco lo que se logra con las denuncias porque las autoridades se hacen de la vista gorda e ignoran la situación, a sabiendas de que el pueblo necesita su dinero para hacer las comprar diarias y cubrir sus necesidades. El exhorto es a buscar una pronta solución, no solo con la reparación y reactivación de los dispensadores de billetes, sino con la apertura de otras entidades bancarias que presten todos los servicios a los usuarios.

Inseguridad a la vista
En Puerto Ayacucho, estado Amazonas, también hace falta vigilancia policial. En vista de que los cajeros automáticos no funcionan, los empresarios y comerciantes deben cargar con altas sumas de dinero para resguardar sus ganancias, acción que preocupa a la colectividad, pues temen que estos sean asaltados y despojados de sus dividendos.