Sale al paso de las presiones económicas

0
95

El economista, José Manuel Rodríguez, afirmó que nuevo sistema cambiario implementado por el gobierno nacional sale al paso de las presiones de algunos actores cambiarios que a su juicio le imponían precios al dólar del mercado negro, como los medios digitales y la frontera.

Señaló que lo más importante de este tercer mercado, nombrado Simadi (Sistema Marginal de Divisas), es que está abriendo la posibilidad de hacer transacciones de dólares sin la exposición de estafas y sin violar la Ley a través de un mercado negro.

«Los actores se van a adaptar pero no va a ser el juego de a ruleta de alguien que está fuera de Venezuela, sino que lo va a establecer el BCV».

Rodríguez expresó que este sistema, como todos, tiene errores y omisiones por lo que asume que este será atacado, «al igual de los sistemas de cambio que se hicieron en el pasado».

Rodriguez afirmó que se presume que el sistema será marginal, por lo que el precio lo va a fijar el Banco Central de Venezuela (BCV) a través de Simadi. «Será muy difícil que el precio del dólar en el mercado negro se separe del monto fijado en Simadi».

De igual forma, destacó que este 3er mercado cambiario será muy importante para los comerciantes ya que en el pasado el precio de las divisas estaba a merced del poseedor del insumo.

MUCHAS DUDAS

El también economista, Luis Oliveros, reveló que Simadi es un sistema con muchas dudas, que a pesar de haber sido publicado en Gaceta oficial, «genera desconfianza», ya que no se conoce si Pdvsa tiene tantas divisas para abastecer 3 mercados.

«Lo fundamental en un sistema cambiario es generar confianza (…) están prometiendo que se van a poder comprar y vender dólares libremente. Hay que ver si tienen tantas divisas para abastecer 3 mercados cambiarios».
Señaló que es un pañito caliente a la grave crisis y explicó que su éxito a fracaso va a depender que, entre otras cosas, dejen fluctuar la tasa.

Sostiene que se necesita una unificación de la tasa cambiaria, pues que éstas generan corrupción y distorsiones que «es lo menos que necesita Venezuela».
Recordó que Simadi no es una subasta como lo era el Sicad II, sino una orden donde se hace un cruce en una oferta y demanda. «Simadi no es una subasta», recalcó.