Salió a cobrar una deuda y encontró la muerte

0
152

Un hecho sangriento conmocionó a los moradores de la invasión La Constituyente del Core 8 en Puerto Ordaz, pues pasada las 8:30 de la noche, las múltiples detonaciones dejaron sigiloso a más de un residente.

«No nos explicamos lo sucedió» fueron las primeras palabras de los familiares de un joven que pasada las ocho y treinta minutos de la noche perdió la vida al convertirse en la víctima de sus verdugos.

Marcelo José Gutiérrez Garantón, de 28 años, jamás imaginó que salir a cobrar una plata por un «tigrito» que mató la mañana del sábado, le costaría el último suspiro de su existencia.

DÍAS CONTADOS

Hace apenas cinco meses que Marcelo había salido aunque con una medida cautelar de la cárcel de Vista Hermosa, según fuentes policiales por el delito de robo, versión que hasta ahora parientes y conocidos siguen sin revelar.

De acuerdo a lo relatado por allegados del hoy occiso, Marcelo había hecho un trabajito, el cual tendría que ir horas más tarde en la búsqueda de su recompensa (dinero).

Por ello, un poco más allá de las ocho y treinta minutos de la noche, en compañía de una dama fue hasta el lugar acordado para recibir la paga.

CONVERSARON

Al llegar al lugar acordado, Marcelo se detuvo para conversar por un corto espacio de tiempo, con quien le retribuiría por el trabajo hecho.

El reloj contaba los segundos, cuando de manera sorpresiva unos sujetos a bordo de una moto lo embistieron por la espalda, y sin mediar palabras, le propinaron varios tiros, la mayoría de ellos los recibió en la cabeza. El cuerpo de Marcelo quedó sin vida tendido en el lugar.

De la ráfaga tampoco escapó el deudor de la víctima, a quien en el barrio conocían como «Gerson» él tan sólo fue alcanzado por un balazo en su brazo.

EMPRENDIERON LA HUIDA

Tras lograr el objetivo, los verdugos de Marcelo emprendieron la veloz huida, y por lo rápido del suceso, cercanos y allegados desconocen quienes pudieron ejecutar tal acción.

No obstante, serán las actuaciones del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalística (Cicpc), quienes se encarguen de esclarecer este suceso para dar con el paradero de quien o quienes cometieron el atroz crimen.

Sabuesos del ente detectivesco hasta ahora no descartan ningún tipo de hipótesis, sin embargo el móvil que cobra mayor fuerza es la venganza por la forma en que ocurrieron los hechos.

ESTÁN A LA ESPERA

Parientes y allegados esperan que en los próximos días expertos del cuerpo de investigaciones puedan determinar las verdaderas causas que motivaron la consumación del delito.

rrodriguez@eldiariodeguayana.com.ve