Salvadoreña inmigrante se refugia en iglesia de EEUU

0
78

Una salvadoreña embarazada lucha contra la deportación tras refugiarse en una iglesia en la ciudad estadounidense de Georgia (Atlanta) junto con sus dos hijos después de cortarse el brazalete electrónico que las autoridades migratorias le habían colocado


Claudia Jurado, de 27 años, tenía plazo hasta el pasado viernes para abandonar Estados Unidos, pero prefirió pedir refugio en la Iglesia de Nuestra Señora de las Américas, en la ciudad de Lilburn, en Georgia.

«Lo hice porque (…) como madre pensé en mis hijos y en lo que volver a mi país significa. Es duro andar así y tomar esta decisión pero Dios nunca desampara a nadie», dijo a Efe.

Jurado señaló que si fuera forzada a regresar El Salvador su vida y la de sus hijos correría peligro, y que por ello piensa permanecer refugiada en el templo todo el tiempo que sea necesario.

«Allá está todo muy feo con las maras y la delincuencia (…), tengo más miedo de regresar y que me hagan algo. Yo pienso que si regreso, voy a durar muy poco», indicó Jurado, que permanece refugiada desde el fin de semana con sus hijos de uno y cuatro años.

La inmigrante abandonó en diciembre pasado su país, junto con su esposo, tras ser amenazados de muerte por pandilleros si no cumplían con el pago de extorsiones.

Jurado fue detenida ese mes con su esposo e hijos mientras ingresaba ilegalmente al país por la frontera, y aunque las autoridades los dejaron ir, abrieron un proceso de deportación contra la pareja.

Tras varias audiencias en corte, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) cerró el caso de Jurado y ordenó su deportación el pasado viernes por considerar que no existían suficientes pruebas de que su vida estuviera en peligro.