¡San Félix votó!

0
130

Este domingo, 6 de diciembre, guayaneses realizaron su cola para poder ejercer su derecho al sufragio en los comicios parlamentarios de 2015.

El municipio Caroní tiene una población de 1.080.000, lo que corresponde al 60% de los habitantes en el estado Bolívar. La ciudad planificada se mantuvo movilizada este domingo 6 de diciembre dado los comicios electorales.
El Toque de Diana y los cohetes despertaron a los ciudadanos, quienes, desde muy temprano, decidieron hacer su cola para ejercer el derecho al sufragio.

Ni el sol, ni la lluvia, ni el calor lograron evitar que los electores votaran. En las colas se observaron rostros de cansancio, angustia e impotencia. A pesar de los anuncios de la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, el pasado viernes, en los que explicaba que el material y las mesas electorales estaban en todos los centros de votación del territorio nacional y estarían 100 % operativos para este domingo, esto no fue lo que vivieron algunos ciudadanos.

EVENTUALIDADES
En la Escuela Nacional Básica Primero de Mayo, de la parroquia Chirica, los coordinadores y testigos no se presentaron a tiempo. Estaban cinco mesas listas para arrancar el proceso, pero los ciudadanos afirmaron que estaban en la cola desde la madrugada y nadie había ejercido su derecho.

Pasadas las 8 de la mañana, ningún funcionario del Plan República les había notificado lo que sucedía. Esto los desconcertó y los motivó a tomar el control de la situación: se organizaron e ingresaron hasta el centro de votación, como medida de protesta, reafirmando que no se moverían del lugar hasta poder votar.

«Aquí nos quedamos hasta que votemos, ya estamos cansados de tantos atropellos, los del Plan República se cansaron y nos dejaron hacer lo que quisiéramos», declaró Richard Gutiérrez.

En los centros electorales de la parroquia Vista al Sol, los ciudadanos se quejaron de la lentitud de las máquinas. Las personas afectadas eran las que sufragaban en las escuelas: Betty Bravo de Navarro Sol, Pablo Vicente Bastardo y José Félix Ribas.

Electores resaltaron las ganas hacer valer su derecho al voto. «De aquí no me voy, si debo amanecer de nuevo, aquí me quedo hasta el final. Nadie debe irse de la cola, hay que votar», dijo Martha Flores.

Lentitud en el proceso
Desde la verificación de datos, la máquina captahuellas y hasta que la máquina expulsara el voto, los ciudadanos pasaban más de 1 hora. En distintos centros de votación se observaron volantes con propaganda política. A escasos 100 metros de los centros electorales, los toldos denominados «punto caliente» también evidenció campaña electoral, lo que es considerado por la normativa como un delito.