Sanciones de EEUU tienen golpe político distinto a lo esperado

0
108

El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, señaló que el tema de las sanciones unilaterales, «más allá de su legalidad o justicia, tiene impactos políticos usualmente distintos a los esperados».

A través de su cuenta en la red social, León señaló que «en política, lo relevante no es tanto la realidad como las percepciones y es en función de ellas que se crean los respaldos o rechazos».

Sostuvo que el anuncio del presidente Barack Obama «tiene una historia real distinta a la lectura perceptual que se masifica en Venezuela» y comentó que «la realidad es que el gobierno norteamericano aplicó sanciones a funcionarios venezolanos específicos de manera individual. No es una sanción nacional».

«La declaratoria de emergencia nacional por riesgos de seguridad es un acto aplicado en otros casos para ganar margen de maniobra interno. En el plano real, EE UU tiene derecho a dar y quitar las visas a quien quiera y es obvio, también, que no se siente amenazado de verdad», agregó.

Sin embargo, «si nos pasamos al plano perceptual, que es el relevante para analizar los impactos políticos internos en Venezuela, ¿qué tenemos? Un acto convencional como entregar o quitar visas, se convierte en una sanción grupal y se hace pública. Obvio que llama la atención del país».

«Cuando agregas a la sanción de visas una declaratoria de emergencia nacional frente al ‘peligro’ deja de ser individual en la mente del receptor. La población venezolana evidentemente se sobresalta al oír una declaratoria de que la crisis de su país pequeño es un peligro para la seguridad de EE UU», explicó.

El también economista manifestó que «la mezcla entre cancelación de visas más declaratoria de emergencia (aunque sea procedimental) construye un perceptual distinto a la realidad. La respuesta del Gobierno venezolano era perfectamente previsible. Es evidente que la interpretación oficial venezolana no es la correcta, pero es lomito en el plano político interno».

«Si recordamos que frente al primer anuncio de sanciones EE UU, cerca del 70% de la población venezolana la rechazaba, la mesa para Maduro está servida. Es evidente que ahora el Gobierno construirá una historia y una épica alrededor de las sanciones. Estas serán lo que la gente entienda que son. Los impactos de las sanciones de EE UU a Venezuela pueden ser positivos para su política interna. La historia en Venezuela podría ser muy diferente», enfatizó.

Agregó que «mientras el tema complicado para el Gobierno es la crisis económica severa, el debate se desplaza al plano político e internacional donde hay juego. Es perfectamente previsible que el Gobierno venezolano concentre su discurso, su acción política e internacional en las sanciones de EE UU».

«EE UU no tiene por qué actuar en función de los impactos políticos internos en Venezuela, pero sin duda que los tiene. En noviembre de 2014, más de 70% de los venezolanos (incluida la mayoría de la oposición) no creía que las sanciones ayudan a mejorar la crisis en Venezuela. Insisto, sin embargo, que cada país tiene derecho soberano y unilateral de dar y quitar las visas a quien considere conveniente», y resaltó que no cabe duda que «en breve, EE UU será culpable (en el discurso oficial) de la crisis de inflación y escasez, entre otras».