Sandoval pegó doblete y Machí salvó por Medias Rojas

0
85

Medias Rojas de Boston propinó la segunda derrota consecutiva a los Mets de Nueva York, luego de vencerlo 3-1 de la mano de los venezolano Pablo Sandoval y Jean Machí.


El antesalista colaboró en el lauro patirrojo con doble remolcador de una rayita, en el sexto capítulo para abrir el marcador, frente al abridor de neoyorquino, Jacob deGrom. En esa misma entrada, el criollo anotó desde tercera por jugada de selección de Brock Holt.

Con la pizarra, 3-1, en el noveno, los Medias Rojas colocaron en la lomita al nativo Jean Machí, quien retiró por la vía rápida y con tres rodados a Travis d’Arnaud, Kelly Johnson y Juan Uribe. Fue el tercer salvamento para el serpentinero.

El triunfo se lo anotó Joe Kelly (8-6) y la derrota la cargó deGrom (12-7). Boston llegó a tres victorias en fila.

Encarnación castigó a Tigres
Edwin Encarnación disparó tres jonrones y empató un récord de Toronto, con nueve remolcadas, para que los Azulejos, líderes del Este de la Liga Nacional, apabullaran el sábado 15-1 a los Tigres de Detroit.

El dominicano amplió a 24 juegos su seguidilla pegando de hit, al empalmar un vuelacerca de tres vueltas frente a Buck Farmer (0-3) en el primer inning.

Logró otro bambinazo, de dos carreras, contra Guido Knudson en la sexta, y sacudió un grand slam ante Alex Wilson en el séptimo episodio.

Fue tan deslumbrante la actuación del toletero que el juego se interrumpió brevemente después del jonrón con las bases llenas, pues decenas de espectadores arrojaron sus gorras a los jardines, como un homenaje.

Encarnación se quedó en el círculo de espera cuando cayó el último out del octavo inning. Así, se perdió la oportunidad de igualar el récord de más jonrones durante un juego de las Grandes Ligas.

Roy Howell fue el último jugador de los Azulejos con nueve impulsadas en un encuentro. Lo consiguió el 10 de septiembre de 1977 ante los Yanquis de Nueva York. Aquella campaña marcó el debut de Toronto en las mayores.

Cabrera es líder
Miguel Cabrera completó este sábado las 400 apariciones que necesitaba para amanecer este domingo como líder bate de la Liga Americana y de todas las mayores.

El criollo se ponchó en su cuarta aparición en el plato ante Azulejos de Toronto y dejó su average en .361., con 17 jonrones y 65 carreras impulsadas.

Cabrera acaba viene de recuperarse de una lesión en la pantorrilla derecha que lo apartó del terreno de juego.