Santos Inocentes: en este día, no te debes confiar

0
145

Cada 28 de diciembre se celebra el Día de los Santos Inocentes, en honor a los cientos de niños menores de dos años que fueron asesinados por órdenes del rey Herodes por temer ser reemplazado y perder todo su poderío tras el nacimiento de Jesús de Nazaret. A pesar de esta inhumana acción, no encontró a quien realmente estaba buscando.

En América, la celebración llegó para quedarse y no sólo enfocada netamente en lo religioso. Con el pasar del tiempo, el Día de los Santos Inocentes es colorido, jocoso y el más esperado por los bromistas en la sociedad.
Para algunas personas puede resultar incomprensible el hecho de que hace miles de años fueran asesinados cientos de niños por el temor de un hombre a ser desheredado de un trono y que se tomaran la fecha para festejar.

Dos celebraciones en un día
Para los creyentes de la fe católica, cada 28 de diciembre es una fecha de duelo. Sin embargo, desde la Edad Media y sus procesos de cambio, históricos, políticos y culturales, esta fecha se convirtió en uno de los períodos más fascinantes de la historia y surgieron cambios en torno a las antiguas celebraciones.
Asistir a misas, llevar flores y dar ofrendas dio un giro de 380 grados. La falta de tolerancia en algunos religiosos llevó a conmemorar el Día de los Inocentes junto a la Fiesta de los Locos, que radica en el gozo o alegría que demostraban los servidores a Dios en distintos templos religiosos.
En el Día de los Santos Inocentes, los ciudadanos tienen para elegir y ser creativos con las bromas que realizarán a sus amigos o familiares, para “no dejar pasar la fecha por debajo de la mesa”, expresa Alexander Tovar, guayanés que asegura estar consciente del significado de esta celebración, pero aun así decide reírse de las bromas que realiza.
Quienes sufrieron la pérdida física de algún familiar, deciden ir hasta el camposanto y visitar sus restos para dejar flores a quienes fueron muy inocentes durante sus vivencias o a los niños que no pudieron disfrutar de una vida en el plano terrenal.

En Venezuela
En nuestro país, las celebraciones las hace cada quien, a su modo o estilo de cultura, y son aceptadas siempre que se busque propagar la alegría, diversión, unión, respeto y significado de pertenencia por mantener viva la cultura en el país.
Hay fiestas muy particulares en Venezuela. Dentro de las más significativas están “La Fiesta de los Locos”, que se celebra en Mérida, Trujillo y Portuguesa, y tiene mucho arraigo.
“La Fiesta del Mono” se celebra en Caicara de Maturín, estado Monagas. La celebración radica en un baile extravagante al cual se va sumando en hilera toda la población, tomando como guía al personaje principal, quien está vestido de mono, haciendo morisquetas para llamar la atención de los visitantes.
En Vargas y Miranda, el “Gobierno de las Mujeres” conmemora esa festividad con una celebración donde las damas se visten de hombres y actúan en las calles imitando a los jefes de familia, mientras los hombres se ocupan de la casa y los niños.
De una religión u otra, lo más importante es la caracterización de los venezolanos, no solo por el calor familiar que siempre sale a relucir, sino la jocosidad es lo que más hace eco en el resto del mundo.

Más religiosidad
La fiesta de los Zaragozas es similar a la celebración del Día de los Inocentes, pero en los estados Lara y Guárico, donde las personas poseen una significación más religiosa. Incluye procesiones, oraciones y bailes de niños y adultos acompañados por coros y un conjunto musical que interpreta merengues larenses, como manera de conmemorar la muerte de niños inocentes y ajenos a conocer sobre el poder que se puede adquirir en un reino. Luisángela Delgado