Saqueos en San Félix conmocionaron a la ciudad

0
118

El día de hoy en Ciudad Guayana estuvo marcado por una ola de saqueos que lograron poner en vilo la tranquilidad de los ciudadanos, quienes no están acostumbrados a vivir este tipo de situaciones.

El alto costo de los servicios de transporte público, y la escasez de alimentos impulsaron a los habitantes de San Félix, a saquear varios negocios de la zona, entre ellos Uniferia, ubicado justo al lado del Mercado Municipal. De igual manera un grupo de personas saqueó un camión de cereal, lo que desató el desorden y la participación de los cuerpos de seguridad del estado.

UN MUERTO

Como Gustavo Patíñez, de 21 años, fue identificado el joven que falleció en medio del saqueo, y de quien hasta ahora se desconoce el responsable de su deceso.

Fuentes que se encontraban cerca al momento del suceso informaron que el joven no se encontraba saqueando, sino que salió con la intención de realizar compras para su hogar, encontrándose con la situación irregular.

PROTESTA POR TRANSPORTE

Paralelamente, en La Económica, otro sector de San Félix, los usuarios del transporte público protestaban por los altos precios del servicio, que a pesar de que normalmente se encuentra en el orden de los 10 o 20 bolívares, hoy lo cobraban en 50 y hasta 80 bolívares.

Esta situación movilizó a la población a tomar medidas drásticas, como el secuestro y volteo de una de las unidades de transporte y cierre de las calles.

En otras zonas de la ciudad, como Alta Vista, también se sintió la angustia, y aunque no hubo saqueos, los comerciantes cerraron sus locales por miedo. En este sector se observó la presencia de efectivos de seguridad, quienes resguardaron la zona para evitar disturbios y alteración del orden público.

BOMBAS ABARROTADAS

La situación irregular que se vivió obligó a los dueños de negocios de San Félix a cerrar sus establecimientos, entre estos las bombas surtidoras de combustible, lo que conllevó a que los habitantes de San Félix migraran hacia las bombas de Puerto Ordaz, generando largas colas que entorpecieron el tráfico regular en las calles.