Se montó en un carro y no sabía que era robado

0
190

La moda del robo de vehículos y el descaro de muchos se hizo presente una vez más, esta vez fue en el Kilómetro 17, en la vía a Pozo Verde.

Tres amigos se encontraban reunidos, «pasando el fin de semana como de costumbre, así lo hacían siempre». Comentan los familiares que como a las doce de la noche, dos de ellos decidieron caminar hasta la entrada del sector con la intención de comprar más bebidas y seguir compartiendo.

Los hermanos García Salas comenzaron a caminar, mientras que el otro amigo, que además era vecino, decidió esperarlos en la casa. Cerca de las doce y media de la noche, mientras estos caminaban, un vehículo color plata, marca Ford, modelo Fiesta, se les acercó, en el interior del vehículo habían dos personas que los hermanos conocían, más un tercero que era el conductor, estos les preguntaron a dónde se dirigían y les ofrecieron «la cola».

«LO MATÓ SIN QUERER»

A José Leonardo García Salas de 20 años le dijeron que se montara adelante, mientras su hermano y dos personas más estaban sentados atrás.

Aparentemente la persona que estaba sentada detrás de él, cargaba una pistola y se le detonó, según el parte policial era una escopeta, la bala penetró a la altura del hombro lo que le ocasionó la muerte instantáneamente.

En las declaraciones del hermano mayor de la víctima, este mencionó a Julián Mesías que era quien venía conduciendo el vehículo y a Antoni Hurtado como la persona que tenía el arma, la identidad de la tercera persona aún no se conoce, aparentemente los tres son «muchachos que no pasan los 20 años».

EL VEHÍCULO ERA ROBADO

Luego del incidente, se dirigen hasta el Kilómetro 19 con la intención de que en el CDI que está en la localidad le prestaran los primeros auxilios, sin embargo cuando llegaron, el centro de atención médica estaba cerrado, por esa razón decidieron dirigirse a Pozo Verde a un ambulatorio.

Cuando llegaron al lugar, justamente al frente del módulo hay un Centro de Coordinación Policial y los sospechosos le pidieron a García que se bajara y este llevó a su hermano, que ya estaba muerto, en hombros hasta el centro de atención médica; los policías notaron la situación y decidieron advertir, sin embargo ya el vehículo no se podía ver.

Por obvias razones el hermano mayor de la víctima tuvo que ir a declarar lo ocurrido; en lo que este se encontraba en la sala de estar con varios amigos y familiares, pudo escuchar que una persona que estaba hablando por teléfono, comentó que le habían robado un vehículo anoche y las características del carro coincidían con las del Ford Fiesta plateado en el cual su hermano había perdido la vida; en ese momento, según los amigos, se supo que el carro era robado.