“Secuestrado” Tumeremo por la banda de La Caratica

0
4279

Desde el fin de semana pasado los residentes de Tumeremo viven bajo el imperio del terror debido a que las nuevas autoridades del Cicpc en el municipio Sifontes, hicieron varios allanamientos en La Caratica, donde tiene su base de operaciones el llamado Gordo y su lugarteniente el Coporo.

Los funcionarios del Cicpc ingresaron con mucho valor, por cierto, y allanaron la casa del llamado Coporo donde encontraron armamento, chalecos antibalas y otras cosas, pero además detuvieron a dos mujeres que allí se encontraban, entre ellas, la esposa del llamado Coporo.

Desde entonces los maleantes tienen sometido al pueblo, obligando a los comerciantes a cerrar las santamarías de sus negocios y le han impuesto una especie de toque de queda.

Todo para que les sean devueltos sus “equipos de trabajo” y liberen a las damas.

Lo último que hicieron estos maleantes fue pasar por el frente de la sede del Cicpc y disparar al edificio.

Mientras tanto la gente aterrorizada sale muy temprano en la mañana a hacer sus diligencias y sus compras y luego se recogen porque el pueblo queda bajo el imperio de estos delincuentes.

Ni las autoridades civiles ni las autoridades militares han hecho acto de presencia, porque aunque usted no lo crea como diría el Libro de Ripley, la gente está pidiendo que los liberen porque “ellos son los que nos dan seguridad” ¿Qué tal?

Como se recordará en este pueblo ocurrió hace exactamente dos años una masacre donde 17 personas perdieron la vida a manos de colectivos o grupos paramilitares, integrado por funcionarios policiales y delincuentes, en la lucha por el control de una mina llamada Atenas.

En esa ocasión cerraron la troncal 10 por varios días, denunciando la situación y reclamando los cadáveres de sus familiares. En aquella oportunidad, el gobernador de entonces, General Rangel Gómez, desmintió el hecho y luego tuvo que retractarse por las pruebas tan evidentes que la entonces Fiscal General de la república, Luisa Ortega Díaz, afecta para aquella época al presidente Maduro recibió al visitar el sitio.

Aún está fresca en la memoria colectiva el velatorio y entierro múltiple. El pueblo luego de eso cambió y ahora la gente vive con terror porque antes tenía miedo, como es natural en poblados mineros, pero ahora vive aterrorizada, cosa que por cierto no debería ocurrir porque los ciudadanos le entregamos el poder de las armas al Estado para que nos proteja y si eso no pasa aparecen estas bandas que someten a la colectividad muchas veces con el apoyo de poderes y autoridades.

 

Anuncia con Nosotros