¡Segunda carta a un futuro empresario!

0
105

¿Quizás Usted tenga ese raro talento que lo convertiría en un empresario exitoso, y no lo sabe? ¿Quizás tenga esas cualidades, que le permiten identificar oportunidades y traducirlas en dinero, y no lo sabe? ¿Cómo saberlo?
No se amargue por el hecho de no saberlo, millones de personas en el mundo tienen esas características que identifican a la mayoría de los empresarios exitosos; y no lo saben, y se mueren sin nunca haber sido empresarios.

Lamentablemente, hasta hace muy poco, había muchos estudios y test para determinar en qué carrera universitaria podría tener más posibilidades una persona de ser exitosa; pero no se contaba con ninguno que analizase las cualidades de una persona, para garantizarle el éxito empresarial.

Sin embargo; no se emocione mucho, quizás Usted, no esté entre esas personas, ya que según un estudio realizado por Gallup, se descubrió, que un alto talento para ser empresario es menos común que un alto índice de inteligencia o IQ; pues según este estudio, únicamente cinco de cada mil personas tienen la actitud y las características para visualizar una idea empresarial y hacerla exitosa, en comparación con veinte personas por cada mil que tienen un alto IQ.

¡Me imagino cuántos talentos empresariales se habrán perdido! Si hubiésemos identificado a esas personas, y las hubiésemos incentivado y apoyado para que materializasen iniciativas empresariales, estaríamos inyectándole gasolina al vehículo de la creación de riqueza, acelerando considerablemente el nivel de bienestar de la sociedad en general.

Estudios realizados por el departamento de Psicología de la Universidad de Giessen, en Alemania, revelaron que ser eficiente tiene una alta correlación con la creación de una idea empresarial exitosa. Otros estudios, demostraron que también existe una alta correlación entre el deseo de lograr lo que uno se propone, y el éxito empresarial; ya que establecen niveles de exigencia sumamente altos, y siempre están en constante búsqueda de alternativas, con el objeto de lograr lo que se propusieron.

Otra importante conclusión de estos estudios, fue la gran correlación que existe entre las personas que les gusta tomar riesgos y están dispuestas a asumir las consecuencias de los mismos, y personas de éxito en el mundo empresarial.

Posteriormente, Gallup identificó 2.500 personas que tenían muy desarrolladas estas tres características: eficientes, altos deseos de éxito y una gran disposición a tomar riesgos, y las comparó con personas donde estas características estaban dentro de la media poblacional, concluyendo lo siguiente: Las primeras tenían tres veces más probabilidades de construir un negocio exitoso y perdurable en el tiempo en comparación con las segundas, cuatros veces más posibilidades de generar empleos y de ganar más dinero de lo esperado, y cinco veces más probabilidades de exceder sus expectativas empresariales iniciales.

Concluyendo con este este estudio, lo siguiente: hay más posibilidades de ser un empresario exitoso cuando la persona tiene un talento natural para ser empresario, que si tiene una formación con entrenamiento empresarial.
Por lo cual, la clave sería: ¿Cómo saber cuáles son las variables que integran ese talento natural para ser un empresario de éxito? Yo personalmente, y por experiencia propia he identificado diez; algo así como mis diez mandamientos, que son los que debería de tener una persona que aspira a ser su propio jefe, y realizar con éxito sus ideas y sus sueños empresariales.

cdoradof@hotmail.com