Sicarios liquidaron a minero e hirieron a su mujer en 11 de Abril

0
58

La esposa del ahora occiso permanece en Guaiparo bajo estricta supervisión médica, cuando fueron víctimas de la emboscada. Ella recibió un tiro en el cuello.

 

FOTO ARCHIVO: CARLOS PEÑA

 

Los tipos abrieron la puerta de la vivienda a golpes y a tiros. Al parecer estaba claramente establecido su objetivo, pues tras tener frente a ellos a su “presa” le dispararon sin piedad.

El reloj marcaba un poco más de las 2:30 de la madrugada de este viernes cuando tres sujetos descendieron de unas motocicletas e irrumpieron en una residencia tipo anexo, ubicada en el sector 11 de Abril, en San Félix. Abrieron la puerta haciendo uso de sus armas de fuego y al entrar sorprendieron a Yorfi Del Valle Vásquez Morey, de 29 años, mientras dormía junto a su pareja.

No les dio tiempo de nada. Cuando notaron que estaban abriendo la puerta de la casa, ya el trío de criminales había entrado, y sus rostros estaban cubiertos con capuchas.

Mientras los tipos disparaban, la joven pareja que tenía dos años juntos, intentaba cubrirse de las balas pero fue inútil. Tres proyectiles penetraron el cuerpo de Vásquez y uno alcanzó el cuello de la fémina, identificada como Grisolis Monrroy.

Tras perpetrar el crimen, los tipos desaparecieron de la escena sin dejar rastro.

Las detonaciones ya habían alertado a los vecinos de la comunidad. Minutos luego de cerciorarse que los pistoleros habían escapado, salieron de sus viviendas con la intención de auxiliar a Yorfi y su mujer.

En un vehículo particular fueron trasladados hasta la emergencia del hospital Dr. Raúl Leoni de Guaiparo donde Vásquez dejó de respirar cuando era preparado para su ingreso a quirófano, aunque fueron atendidos de inmediato. Los seis tiros que recibió en su espalda fueron mortales.

Monrroy permanece en el nosocomio bajo estricta supervisión de los residentes.

Familiares del ahora occiso contaron que Yorfi del Valle era minero y tenía un mes de haber llegado del sur del estado Bolívar. Dejó dos hijos en orfandad y era el mayor de cuatro hermanos.

Ellos no se atreven a presumir alguna hipótesis. Sin embargo afirmaron que él nunca fue objeto de amenazas ni tenía problemas.

Móvil

Una comisión de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) acudió hasta la escena del suceso para recabar las evidencias útiles para las pesquisas. Preliminarmente, presumen que el caso responde a una venganza.