Siete acuerdos sellan compromisos entre Colombia y Venezuela

0
122

Quito.- Colombia y Venezuela acordaron ayer lunes restablecer el diálogo diplomático y la «normalización progresiva» de la frontera común, tras los cierres dispuestos por Caracas que hace un mes desataron una severa crisis bilateral, al término de un encuentro en Quito de los presidentes Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos.

Los presidentes de Colombia y Venezuela acuerdan «el retorno inmediato de los respectivos embajadores (…) y la progresiva normalización de la frontera», señaló una declaración conjunta leída por el mandatario Rafael Correa.

El gobernante ecuatoriano y su homólogo uruguayo, Tabaré Vázquez, facilitaron el encuentro entre Santos y Maduro, que se prolongó por cinco horas y que concluyó con un convenio que parece poner fin a la crisis bilateral que estalló el 19 de agosto.

El acuerdo prevé que los dos países realicen una «investigación de la situación de la frontera» de 2.219 km, tras el cierre parcial que ordenó Caracas a raíz de un ataque a una patrulla venezolana que dejó tres heridos.

El jefe de Estado venezolano culpó de la acción a paramilitares colombianos implicados en el narcotráfico y emprendió una cruzada para sanear la frontera del millonario contrabando de mercancías, principalmente de gasolina, y que es estimulado por las diferencias abismales de precios entre países.

Desde entonces han sido deportados 1.532 colombianos y 18.377 han regresado a su país por miedo a ser expulsados, según cifras de la ONU.

A raíz del éxodo de colombianos, muchos de los cuales huyeron con sus enseres a cuestas, Colombia denunció «un drama humanitario», agravado según Bogotá por violaciones a los derechos humanos por parte de autoridades venezolanas.

En virtud del acuerdo anunciado este lunes, «los equipos de ministros» se reunirán el miércoles en Caracas para «tratar los temas sensibles de la frontera».

«Triunfó la sensatez, el diálogo y lo que debe triunfar siempre: la paz, la paz entre nuestros países», sostuvo Maduro durante un encuentro con la prensa en el que no hubo lugar a preguntas.

«Le digo a nuestro pueblo que no hay cabida para el odio, intolerancia ni para el revanchismo, la única cabida que hay es para el dialogo, para la hermandad y para la superación y de los problemas que tenemos y sólo con la cooperación de ambos gobiernos lo superaremos», expresó el Primer mandatario venezolano.

Asimismo indicó que en tiempo de dificultades, «hay que beber en las aguas originales y puras del manantial de los fundadores de la Patria, (Simón) Bolívar, (Antonio José de) Sucre, (Santiago) Mariño, (Jośe Atanasio) Girardot, allí, beber de esas aguas que son capaces de purificarlo todo».

El Jefe de Estado agradeció a su par colombiano y la cooperación ejercida por los mandatarios de Ecuador -Rafael Correa- y Uruguay -Tabaré Vázquez- quienes en su rol de ejercer las presidencias pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), respectivamente, ayudaron a la concreción de este encuentro.

«Gracias por el dialogo que hemos tenido y espero que con el cronograma que hemos acordado, podamos ir atendiendo todos los problemas uno por uno, con acompañamiento de Ecuador, Uruguay, todos los asuntos que están por despejar para el beneficio de nuestro pueblo, de la frontera y mas allá, y en beneficio de la región sudamericana que tiene que ser de diálogo, de paz, de convivencia, de hermandad, de coexistencia, gracias presidentes», dijo.

De su lado, Santos saludó el regreso de los embajadores a Bogotá y Caracas, tras ser llamados a consultas el 27 de agosto. «Aquí primó, como dice el presidente Maduro, la sensatez. Esta fue una discusión, un diálogo sereno, respetuoso y productivo y me complace muchísimo poder restablecer este diálogo con Venezuela porque lo hemos dicho tantas veces: cuando dos mandatarios tienen diferencias quienes sufren son los pueblos», destacó el presidente colombiano.

«Yo entiendo perfectamente la preocupación del gobierno de Venezuela con las bandas criminales, con las mafias que están incrustadas en la frontera, que aprovechan de las diferencias para cometer sus delitos. Nosotros también estamos también interesados en combatir esa mafias (…) También el tema del narcotráfico es un tema que nos obliga a trabajar juntos», expresó Santos.

Por su parte el presidente de Uruguay, Tabaré Vásquez, manifestó su satisfacción por los resultados alcanzados en la reunión entre el mandatario de Venezuela, y su par colombiano, efectuada en la capital de Ecuador.

«Nos vamos reconfortados del trabajo y la reunión que mantuvimos en la tarde de hoy en la que hemos logrado metas objetivos muy importantes», dijo Vásquez. 

Siete acuerdos
1. Construir un acuerdo que solucione los problemas en la zona fronteriza

2. El fortalecimiento del diálogo bilateral entre ambas naciones

3. El retorno inmediato de los embajadores de Venezuela y Colombia

4. Realizar una investigación de la situación de la frontera

5. Los ministros de Colombia y Venezuela establecerán un equipo para tratar los problemas de la zona limítrofe en una reunión que se realizará el próximo 23 de sepriembre en Caracas.

6. Se normalizará progresivamente la situación en la frontera.

7. Se continuará trabajando con el acompañamiento de Ecuador, Uruguay, la Celac y la Unasur para restablecer las relaciones entre Colombia y Venezuela.