Siguen protestas y saqueos en Chile

0
1208

Chile vive el jueves su segundo día de huelga general, en medio de un estallido social que no cede y se traduce en manifestaciones cada vez más multitudinarias y saqueos, que presionan al presidente Sebastián Piñera, quien no logra encontrar una solución a la crisis.

El miércoles, los sindicatos chilenos consiguieron reunir a decenas de miles de personas en una marcha en Santiago. El jueves, segunda jornada de huelga, se prevén nuevas movilizaciones que exigirán la salida de los militares de las calles y respuestas por parte del gobierno a esta crisis, la más severa en tres décadas.

«Lo que ha hecho hasta ahora el presidente Piñera es polarizar y tensionar el país. Tenemos hoy en las calles a jóvenes con un fusil en las manos contra sus propios compatriotas», dijo Bárbara Figueroa, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) el sindicato más poderoso de Chile, en declaraciones a periodistas.

Las organizaciones de base anunciaron que realizarán una concentración en el paseo Bulnes, ubicado a pocos metros del Palacio gubernamental de La Moneda, en la que esperan reunir a miles de personas de una veintena de movimientos sociales que impulsan este paro.

Hasta ahora, las manifestaciones han dejado 18 muertos, entre ellos un niño, un ciudadano peruano y un ecuatoriano, según cifras del gobierno.

Además, hay 535 personas heridas -239 de ellas por armas de fuego- y 2.410 detenidos, según un último reporte del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

Una crisis que no cede
Las multitudinarias manifestaciones estallaron el viernes por el incremento de 3,75% del precio de la tarifa del metro en Santiago, medida que fue suspendida. Pero esta reivindicación derivó en un movimiento mucho mayor, heterogéneo y sin un liderazgo identificable, que pone sobre la mesa otras demandas, principalmente un aumento de las bajísimas pensiones del sistema privado que se mantiene como herencia de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). AGENCIAS /N24