“Sin paridad cambiaria ni vigilancia, Misión Frontera podría no cumplir objetivos”

0
91

Caracas.- El consultor y experto en análisis político y económico Jesús Castillo, asegura que el tema fronterizo se ha manejado más desde la arista político-electoral que para buscar verdadera mejora en la calidad de vida de los habitantes de la región, tanto por el gobierno venezolano como del colombiano.

A su juicio, el lanzamiento de la Misión Nueva Frontera de Paz se puede ver como un anuncio positivo aunque no acertado. Considera necesario esperar algunos días para notar efectos reales, pues los problemas que busca atacar este nuevo programa social son «claros, evidentes y viejos, por lo que las acciones para abordarlos no deberían ser especiales», y que se aplica de esa forma en vista del funcionamiento que ha tenido durante años el discurso de las misiones sociales.

Por ello, el experto asegura que la única estrategia diferente y hasta ahora no abordada, es atacar los fallos en el sistema de seguridad en las zonas fronterizas, pues existe y ha existido «complicidad y complacencia de parte de los organismos de seguridad que permiten el paso de contrabando por zonas de control regulares y por las trochas».

De esa forma señala que, si el Gobierno nacional está al tanto de las áreas donde se comenten estos delitos, es imperativo evaluar y determinar quiénes más (aparte de contrabandistas) están involucrados en estos ilícitos para realmente dar solución al problema.
Igualmente destacó que mientras no se atienda y revise la paridad cambiara, los volúmenes de negocios de peso-bolívar-dólar continuarán, pues será difícil que alguien se oponga a recibir beneficios tan altos beneficios económicos.

 

No era secreto
Recientemente, Eulogio del Pino, presidente de Pdvsa, y Efraín Velasco Lugo, comandante de la REDI Los Andes, señalaron que durante el cierre de la frontera se han decomisado más de 750 toneladas de productos y se ahorraron por cada día litros de gasolina y millones de dólares a la nación.

Algunas personas pensarían que sería contraproducente para el Estado hacer estos señalamientos, pues quedaría en evidencia que estaban en conocimiento de las pérdidas que surtía para la nación no atender esta situación.

Sin embargo, Castillo señaló que, en efecto, tal como han declarado las autoridades, se ha visto alguna mejoría en el tema de combustible al evitar que se traslade a territorio colombiano, pues si antes una persona demoraba 40 minutos en llenar un tanque de gasolina ahora le toma solo 10 y es eso lo que la gente nota, el efecto del momento y no lo que vivía antes.

«La gente ve eso como un hecho positivo, que se haya hecho, verse beneficiada ahora sin cuestionarse por qué no se hizo antes». Aun así señala que las mejoras solo se han visto en ese aspecto, pues las colas por alimentos persisten y son iguales o más largas, y es ese «el punto flaco de las medidas», aunque se resuelva el tema del combustible, si el de alimentos sigue siendo una problemática, la respuesta ciudadana no será la que espera el Gobierno.

 

Hay más fronteras
Todos los temas gubernamentales se manejan por agendas y se les da mayor o menor preponderancia según la respuesta o aceptación de la población, explica Castillo.

Y en los últimos meses, la agenda de Venezuela se comenzó a marcar con el conflicto fronterizo con Guyana y, al no ser del todo masiva la respuesta, se comenzó a evaluar otra frontera, que es el caso de Colombia, lo que no significa que se descarte por completo el tema del Esequibo o se pueda tocar la frontera con Brasil.

Es del conocimiento de la población que históricamente se ha dado extracción mineral en territorio venezolano para comercializarse en Brasil, lo que genera grandes pérdidas para la nación.

Por ello, Castillo fue enfático al señalar que si el Gobierno nacional estima que tratar este tema le daría buenos dividendos en cuanto a la aceptación, sería una especie de protección electoral. Pese a la buena relación política con el gobierno carioca, podría también ejecutar acciones en esa frontera.

Crono
– 19 agosto: Tres militares venezolanos y un civil son heridos en un enfrentamiento con presuntos contrabandistas en la localidad de San Antonio del Táchira, fronteriza con Colombia, ante lo cual Maduro ordena el cierre por 72 horas de la frontera entre Cúcuta (Colombia) y las ciudades de San Antonio y Ureña.

– 20 agosto: La canciller colombiana, María Ángela Holguín, dice que el cierre es «una decisión soberana» de Venezuela.
– 21 agosto: Maduro decreta el estado de excepción en una franja fronteriza del Táchira por 60 días prorrogables y prolonga indefinidamente el cierre fronterizo.

– 27 agosto: Santos llama a consultas a su embajador en Caracas, Ricardo Lozano, y Maduro hace lo mismo con su representante en Bogotá, Iván Rincón.

– 2 septiembre: El defensor del Pueblo de Colombia, Jorge Armando Otálora, y el alcalde de Cúcuta, Donamaris Ramírez, acuden a la sede de la CIDH en Washington para pedir medidas cautelares para los colombianos en Venezuela.

– 11 septiembre: Maduro anuncia que ampliará el cierre de pasos fronterizos y el estado de excepción a cuatro zonas más.

zairet.gonzalez@finanzasdigital.com