Sindicalistas de Carbonorca no usan a Mercal para lograr votos

0
84

«Como movimiento sindical de la plancha 7, no vemos que los compañeros de la plancha 15, tengan un proyecto a futuro. La empresa no necesita cargos ni títulos para solventar las necesidades de los trabajadores», así lo aseguró la vocera del Movimiento 5 de Marzo de CVG-Carbonorca, Yosely Guerra.

A través de una rueda de prensa organizada por este grupo de trabajadores pertenecientes a la empresa CVG-Carbonorca e integrantes del Movimiento 5 de Marzo, expresaron que la plancha 15 ha basado su discurso en la ofensa y la desacreditación.

«Ellos deberían tener un compromiso social, aun cuando, para nadie es un secreto que en la empresa no todo es color de rosa. Le hacemos un llamado a que retomen el compromiso social, es hora que hagan su trabajo como debe ser y dejen los comentarios negativos que perjudiquen a otros movimientos sindicales» advirtió.

Guerra manifestó que el Movimiento 5 de Marzo, no necesita un jefe de campaña, pues considera que todos sus compañeros tienen la autoridad suficiente para solventar los problemas que dentro de la empresa se presenten.

Miguel Mujica, trabajador de CVG-Carbonorca y participante del Movimiento 5 de Marzo, desmiente las declaraciones del grupo sindical, quienes aseguran que su movimiento utiliza los operativos de Mercal y PDVAL para comprar votos.

«Mis compañeros y yo, desmentimos categóricamente a esas personas, quienes nos han tildado de comprar votos con la comida. Situación que es totalmente falsa, ya que nosotros trabajamos por el bien de todos. Estamos comprometidos por enaltecer el bien ciudadano y mejorar las condiciones de los empleados. Para nadie es un secreto que el país vive uno de los momentos más difíciles por los problemas del acaparamiento y el bachaqueo.

Esta situación nos obliga a realizar estos operativos de mercales y pedevales en toda la empresa, porque somos conscientes que los trabajadores no les da tiempo de hacer una cola para comprar los productos de primera necesidad».

Mujica afirmó que el movimiento no descansará en seguir dándoles beneficios a los trabajadores. «Respetamos la posición de cada quien, no estamos buscando sindicalismos paralelos, nuestro objetivo es que nuestros trabajadores tengan todos sus beneficios y reine la justicia social,» agregó.

Luis Waldrop, miembro de la Central Socialista Bolivariana de Trabajadores de la Ciudad, el Campo y la Pesca (Csbt), desmintió las declaraciones del ciudadano Hernán Pacheco, quien supuestamente afirmó que en la empresa se están despidiendo a trabajadores. «Es totalmente falso. Habló mal de un movimiento naciente y de la gestión del propio Ángel Marcano. Este señor no está preparado para asumir el cargo, pues gracias a las gestiones del compañero Marcano se defendió los derechos de los trabajadores», reitera.

Waldrop aseveró que el grupo sindical va a presentar unas propuestas que mejoren las condiciones de los trabajadores. «Hay que revisar el tabulador. El trabajador se dará cuenta quien defiende sus beneficios. Nosotros no queremos disyuntivas, queremos sacar a nuestra empresa adelante porque es la alternativa no petrolera de Guayana», dijo.

Luis Villarroel, representante del Movimiento 5 de Marzo, manifestó que el Plan Guayana Socialista ha dado buenos frutos a la empresa.
«Gracias a nuestro compañero Nicolás Maduro y al proceso revolucionario, el Plan Guayana Socialista va viento en popa. Seguimos trabajando por el bien de la región y del país».

 

Proyectos a futuro
El grupo sindical Movimiento 5 de Marzo, enfatizó que el Plan Guayana Socialista tiene alrededor de 14 proyectos para incentivar la producción de las empresas básicas, entre ellas, la recuperación de toda la estructura ambiental y el horno de cocción que se espera sea del 75%, la instalación de una grúa NKM, la dotación de equipos móviles (monta cargas, recuperación de las naves del almacén genera, así como la compra de los servicios y repuestos.

«Se están haciendo gestiones para solventar los problemas del transporte. En cuanto a la alimentación, no vamos a permitir que los trabajadores consuman los productos dañados», finalizó Villarroel.