SOS para rescatar al Fragachán

0
107

El secretario general de Sintralcasa, Henry Arias, a nombre de todos los trabajadores de las empresas básicas, hizo un llamado de auxilio y asistencia al gobernador del estado, al alcalde del municipio Caroní, y a los presidentes de la CVG y sus empresas, a los ministros de Industrias y de Salud, para rescatar el Centro Ambulatorio Dr. Carlos Fragachán, en Puerto Ordaz.

Este recinto sanitario fue creado y entró en funcionamiento el 28 de noviembre de 1988, para la atención de las enfermedades ocupacionales de los trabajadores de las empresas, después de una auditoría que más nunca se ha hecho.

Hoy hay innumerables trabajadores con distintas dolencias físicas, producto de las jornadas diarias en las industrias.

Esas auditorias arrojaron que de cada diez trabajadores, seis tenían hernias discales, y que casi todos sufren de enfermedades músculo esqueléticas, pulmonares.

«Por eso nace el centro ambulatorio Fragachán, que hoy atiende no solo a trabajadores de las empresas básicas, sino a las comunidades. Los más afectados por la situación que atraviesa este instituto son los jubilados y pensionados de las empresas, y aquellas personas de la tercera edad», dijo Arias.

URGENTE ATENCIÓN

También hay que tomar en cuenta, según Arias, que existe una cantidad importante de trabajadores de la salud, que depende de su trabajo para llevar el sustento a sus familiares, y que tanto la CVG, y todos los presidentes de las empresas, tienen que tomar en cuenta la importancia que representa el Fragachán, para la asistencia de los trabajadores con enfermedades ocupacionales u otras dolencias.

«De allí la necesidad urgente de hacer llegar los recursos necesarios, para el buen funcionamiento de este importante centro de salud, que acumula 25 años prestando sus servicios a los trabajadores de Guayana, Monagas, Anzoátegui, Delta Amacuro y Amazonas».

UNA VACA

El dirigente sindical insistió en su llamado a las autoridades regionales y nacionales, para prestar el auxilio económico y financiero, así como la dotación de los insumos médicos necesarios para atender a esta población de trabajadores, pensionados y jubilados.
«Si hay que salir a los portones para hacer una ‘vaca’ y comprar los aires acondicionados que necesita este centro asistencial, lo vamos a hacer». Agregó que no se pueden detener las consultas, ni regresar a sus casas a los pacientes.