Sueldo mínimo de 20 mil bolívares piden los trabajadores guayaneses

0
73

Para los trabajadores de Ciudad Guayana un sueldo mínimo en la actualidad no cubre ni la mitad de los gastos básicos del venezolano. Muchos consideran que el problema radica en la galopante inflación que afecta de manera sorprendente los precios en la canasta básica.

«El venezolano de hoy en día debe tener mínimo dos empleos para poder hacer frente a los costos de alimentación, transporte y educación para sus hijos», expresó Aníbal Jiménez, trabajador de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG).

De acuerdo al Centro de Documentación y Análisis Social, el precio de la canasta básica venezolana se ubica hasta los momentos en Bs 30 176,82. Los guayaneses aseguran que el problema no solamente recae en el costo de los rubros, ya que también existen otros impedimentos que dificultan la compra de los artículos de primera necesidad.

«No es solo el costo de la canasta básica, que a mi criterio es un exabrupto y una falta de consideración con los productores, también hay otros problemas de suma importancia como la escasez de alimentos. Por ejemplo, yo que trabajo desde la mañana hasta la tarde, soy madre soltera, tengo dos hijos y una casa alquilada. Debo hacer frente a todos los gastos, a veces no tengo ni siquiera para darme un caprichito», asegura Martha Villanueva, empleada en el centro comercial Babilonia, en Puerto Ordaz.

Villanueva no le encuentra lógico aumentar un sueldo cuando los precios en los establecimientos también elevarán su costo.

Por su parte, Leandro Belo, trabajador, asegura que los jóvenes en Venezuela no pueden depender de un sueldo mínimo para cubrir sus necesidades, pues la inflación los obliga a seguir refugiados con sus padres y hasta depender económicamente de ellos.

«¿Cómo un joven recién graduado puede ser independiente económicamente de sus padres, percibiendo un sueldo mínimo? Indudablemente la circunstancia lo obliga a permanecer bajo el techo de sus padres, pues un sueldo de ese tipo no cubre los costos de alquiler, ni mucho menos la compra de una casa».

Por su parte, Glemier Gamarra manifiesta que la solución no es el aumento del sueldo mínimo, pues al aumentar el salario, aumentan los precios y los trabajadores quedan en el mismo escenario económico.

«¿Para qué aumentar el sueldo mínimo? ¿Para qué establecer una cifra superior a la de la canasta básica? El problema económico no se resuelve aumentando el salario a los trabajadores, pues esto desencadena la subida de precios en todos los comercios del país, dejando a los trabajadores con el mismo problema. Yo creo que esto se acaba cuando todos los poderes del Estado, comenzando por el Presidente de la República, pongan sus cargos a la orden».

Gamarra asegura que la inmensa corrupción originada en los altos funcionarios públicos es lo que desencadena todo el problema de la inflación, escasez y por consiguiente el alto costo de la vida.

No obstante, Daniel Gago, estima que la solución está en aumentar el sueldo mínimo a Bs 20 000 para que los venezolanos puedan «medio comer».

«Si vas a los supermercados, mercados de la zona, notarás que un kilo de carne te llega a casi mil bolívares, el pollo ni se diga. Pienso que el Presidente debe considerar el aumento del salario mínimo a 20 mil bolívares, para que los venezolanos podamos medio comer».

Finalmente, Adrián Padrón, consumidor, asevera que el aumento del salario mínimo tendría que anunciarse en 17 mil bolívares, ya que con el ajuste de los precios de la gasolina, todos los costos en cuanto a vestimenta, calzado, transporte y alimentos se dispararán.

«Es inaudito fijar el aumento de un sueldo mínimo a 15 % o 20 %, cuando la canasta básica se ubica en 20 mil bolívares. El sueldo debería estar en 17 mil bolívares para medio solventar el problema de la inflación».

«CADA DÍA ESTAMOS PEOR»

Es la frase con la que Carmen Suárez define el problema económico del país. «Si Venezuela no produce, si las reservas petroleras están por el suelo, si los funcionarios públicos no tienen un verdadero sentido de la productividad, de nada sirve aumentar al mil por ciento el sueldo porque los gastos se elevarán al mismo nivel y las circunstancias empeorarán.